Planeta sexual

Escrito por Manuel Lucas el . Publicado en Sexo interesante

0
0
0
s2sdefault

Tienen comportamientos sexuales comunes las culturas más represoras? ¿Lo tienen también las más permisivas?

Después de años investigando sobre un centenar de ellas, incluido algún estudio de campo en Micronesia, he podido comprobar que sí existen dichos elementos comunes. Y además, que cualquier fantasía sexual, por extraña que nos parezca, puede ser o ha sido de hecho una rea­lidad cotidiana en algún lugar del mundo. En un estudio transcultural realizado por G. J. Broude y S. J. Greene sobre las 186 sociedades de la Standard Cross-Cultural Sample referente a 20 prácticas y actitudes sexuales, se desvela que el 37,8% de ellas considera el sexo y la actividad sexual como algo absolutamente natural y normal. Para un 10,8%, sin embargo, existen ciertas limitaciones que dependen del grupo de personas del que se trate. Un 18,9% de los sujetos investigados ve en la práctica del sexo algo absolutamente arriesgado, y un 27% lo llega a considerar peligroso si no se adapta a las condiciones establecidas (tiempo, lugar, técnicas, etcétera).

El 5,4 por ciento restante justifica su actividad sexual con algún tipo de compensación, como, por ejemplo las purificaciones rituales.

La mejor inspiración

Antes de que la farmacopea viniera en ayuda de las disfunciones sexuales, los rituales ocupaban un lugar predominante para fomentar la procreación.

En los siglos I y II a. de C., los moches, un pueblo prehispánico que vivía en la costa del norte de Perú, practicaban ritos de fertilidad ayudados por piezas en las que se recreaban escenas sexuales. Los moches, o mochicas, eran conocidos como excelentes ceramistas.

Juntos y algo revueltos

En Nueva Guinea, las relaciones son solo reproductivas; los varones duermen sobre el cráneo de su enemigo, para mostrar virilidad

Cada año, más de 50 tribus se reúnen en Papúa Nueva Guinea para rememorar viejas tradiciones e intercambiar experiencias. Es un excitante ritual en el que los pueblos participan con sus antiguas costumbres sexuales.

Nubas feministas

En algunas culturas hay danzas para mostrar los genitales. En otras, los hombres huelen el sexo de las mujeres como forma de cortejarlas

En la cultura nuba masakin, las mujeres eligen y las relaciones sexuales, en general, son consideradas como algo positivo.

Placeres peligrosos

En algunas culturas, las relaciones sexuales son agresivas y reprimidas

Angu: se sustituyen besos por mazazos

Llamados kukukuku por sus vecinos, los angu de Nueva Guinea son un pequeño, pero feroz, pueblo conocido por sus ataques sorpresa a los demás grupos limítrofes. Incluso entre ellos, un hermano es capaz de asesinar a otro por una discusión, y negar el saludo puede significar la muerte de un mazazo, porque la violencia forma parte de la vida cotidiana. Entre los kukukuku, la homosexualidad orogenital se prescribe para los adolescentes y jóvenes, pues el ingerir semen se estima esencial para la fortaleza, la virilidad y el crecimiento masculino. La probabilidad de que una niña nunca sea apuñalada, golpeada o gravemente herida a lo largo de su vida, ya sea por una co-esposa o por su esposo, es nula. No saben lo que es besarse, y hombres y mujeres evitan el contacto físico en público.

Las chicas ponen reglas

Porque también hay sociedades pacíficas, permisivas y juerguistas

No hay segregación formal de los sexos en ningún período. Las jóvenes inmaduras a veces tienen relaciones sexuales con hombres mayores, los niños se provocan erecciones, las niñas se masturban sin ser reprimidas y las mujeres juegan con plátanos o raíces del tamaño adecuado. Durante las fiestas de primavera, las chicas bailan mostrando sus genitales.

Manuel Lucas, presidente de la Sociedad Española de Intervención en Sexología

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers