El asalto a Notre-Dame

el . Publicado en Infieles

0
0
0
s2sdefault

A las once de la mañana del 9 de abril de 1950, cuatro jóvenes –uno de ellos vestido de pies a cabeza de monje dominico- entraron en Notre-Dame de París. Era en plena misa de Pascua; en la catedral había diez mil personas procedentes de todo el mundo. «El falso dominico», como le denominó la prensa –Michael Mourre, de veintidós años- aprovechó una pausa que siguió al rezo del credo y subió al altar. Comenzó a leer un sermón escrito por uno de los conspiradores, Serge Berna, de veinticinco años:

Hoy día de Pascua del Año Santo aquí en la insigne iglesia de Notre-Dame de París, acuso a la Iglesia católica universal de haber desviado letalmente nuestra fuerza vital hacia un cielo vacío, acuso a la Iglesia católica de estafa, acuso a la Iglesia católica de infectar el mundo con su moralidad fúnebre, de ser la llaga que se extiende en el cuerpo descompuesto de Occidente.

En verdad os digo: Dios ha muerto. Vomitamos la agonizante insipidez de vuestras plegarias pues vuestras plegarias han sido el humo pringoso de los campos de batalla de nuestra Europa. Sumergíos pues en el trágico y exaltante desierto de un mundo en el que Dios ha muerto y labrad esta tierra con vuestras manos desnudas, con vuestras manos ORGULLOSAS, con vuestras manos sin plegarias.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers