El mundo está loco

Cómo fabricar una bomba atómica casera

el . Publicado en El mundo está loco

0
0
0
s2sdefault

Aclaración: ¡No soy un mierda de terrorista, esto es un informe y una investigación de como los terroristas podrían fabricar una bomba atómica!

Otra aclaración de Maldito Insolente: Evidentemente este artículo está escrito antes de que se cargasen a Bin Laden.

Osama Bin Laden aún no ha logrado lanzar un ataque nuclear, pero no es porque no pueda. Con uranio enriquecido, algunos materiales militares disponibles en Internet y un pequeño grupo de terroristas, podría montar una bomba atómica en cuestión de meses.

¿Podría Bin Laden, o cualquier otro terrorista, llevar a cabo un ataque nuclear? Algunos piensan que sería imposible, ya que creen, sin razón, que los terroristas carecen de motivación o capacidad suficiente para reunir las modernas y sofisticadas herramientas que harían falta para dicha tarea. Sin embargo, la mayoría de los observadores coinciden en que una bomba atómica es un dispositivo sencillo desde el punto de vista conceptual, que podría ser construido por un grupo pequeño. Al fin y al cabo, la tecnología necesaria para crearla tiene más de sesenta años de antigüedad. De hecho, es probable que sea más sencillo montar una bomba nuclear que desarrollar armas químicas o biológicas.

Sin llegar a proporcionar un plan para la construcción y detonación de un dispositivo atómico, veamos cuáles serían los costes que podría conllevar tal proyecto. Suponemos, para este artículo, que los terroristas construyen el artefacto nuclear en el interior de Estados Unidos, aunque las ventajas de trabajar dentro de un país científicamente desarrollado también se obtienen, en gran medida, en Europa, Asia y América Latina. Disponer de energía eléctrica fiable y limpia, así como de gas natural y de proveedores no es posible en Afganistán o en las áreas tribales de Pakistán. Además, obtener los componentes especiales necesarios para su fabricación podría resultar más difícil en el extranjero.

Por otro lado, atravesar fronteras nacionales con equipos de alta tecnología despierta todas las alarmas. E incluso en el caso de que lo lograsen, seguiría siendo necesario que algunos terroristas entrasen clandestinamente en EE UU para el ensamblaje, revisión final y colocación del aparato. Una red terrorista quizá preferiría construir la bomba en otro país para no arriesgarse a ser detenido en Estados Unidos (o Europa), pero a efectos de plantear nuestro caso hipotético elegimos un escenario que, al eliminar los riesgos de pasar el artefacto por la frontera, presenta menos incertidumbres para los terroristas. ¿Qué tipo de artefacto nuclear podría plantearse construir una organización terrorista? Hay bombas que pueden generar estallidos enormes, pero resultan complicadas de fabricar. Otras, en cambio, aunque producen explosiones de menores dimensiones, resultan más sencillas de construir. Con el fin de no publicar nada que pueda facilitar el trabajo a los terroristas, se ha elegido para este artículo un modelo de artefacto rudimentario, pero bastante conocido y fácil de conseguir en Internet, que es similar a la bomba atómica que EE UU lanzó sobre Hiroshima.

MONTAJE DE UNA BOMBA ATOMICA

Consiste en un bloque cilíndrico de uranio altamente enriquecido contra el que se dispara una bala hecha del mismo material. Para ello los terroristas podrían utilizar el cañón de alguna pieza de artillería ligera sobrante, algo que se puede conseguir sin dificultad en el mercado internacional de armas o en Internet por mucho menos de 10.000 dólares. El bloque de uranio dispone de una cavidad para recibir el impacto de la bala y está fijado en la boca del cañón. La explosión de Hiroshima tuvo una potencia de 12,5 kilotones y mató instantáneamente a unas 100.000 personas.

¿Cuánta gente haría falta para construir una bomba atómica rudimentaria? En un informe sobre medidas preventivas contra la proliferación nuclear que realizó la Oficina de Evaluación Tecnológica del Gobierno de Estados Unidos en 1977, se estimaba que un equipo reducido que incluyese a una “persona capaz de buscar y comprender textos técnicos de diversos campos y un técnico multiusos” podría fabricar una con un coste que “podría ser bastante inferior a un millón de dólares”. Teniendo en cuenta la inflación, eso sería hoy menos de tres millones de dólares.

Hemos decidido, para este artículo, que nuestro grupo de futuros constructores de bombas tenga el mismo número de integrantes que el que organizó los atentados del 11-S, es decir, 19 personas, que trabajarían en Estados Unidos durante un año. Calculamos que un equipo de tres personas, contratado por 200.000 dólares al año, e integrado por un físico de cierto nivel y dos estudiantes doctorados, sería capaz de tener listo el diseño en un plazo de entre tres y seis meses. Además de este grupo de físicos, el proyecto podría incluir otros pequeños equipos de ingeniería encargados de fundir el uranio, componer un disparador adecuado para la bala detonadora, reunir la masa supercrítica de uranio, supervisar el sistema electrónico y, por último, provocar la propia detonación.

La tarea más difícil, en muchos sentidos, sería fundir el uranio para darle la forma adecuada, ya que se trata de un metal con una temperatura de fusión elevada. El equipo de metalurgia debería incluir al menos una persona con experiencia en técnicas avanzadas de fundición. Probablemente se necesitaría un horno de vacío para reducir la contaminación por oxígeno y evitar que el uranio ardiese, y sería necesario practicar con uranio natural o algún sucedáneo antes de fundir el núcleo definitivo. El grupo podría localizar en Internet un horno de vacío que se ajustase a sus especificaciones, y probablemente adquirirlo por menos de 50.000 dólares.

El corazón de la bomba, el núcleo central que contiene el uranio altamente enriquecido, podría ser fabricado rápidamente. Cuando China construyó su primera bomba atómica en 1964, un sólo técnico, Yuan Gongfu, modeló en una noche el uranio altamente enriquecido usando un torno. Pueden encontrarse tornos nuevos o de segunda mano suficientemente grandes como para acabar de dar forma al núcleo de la bomba en Internet, incluso en eBay, por 10.000 dólares. Probablemente esta maquinaria es tan apta como la que usó Yuan hace más de cuarenta años. No haría falta contar con herramientas automáticas controladas por ordenador. El grupo de terroristas seguramente podría encontrar todos los equipos y aparatos comunes que les harían falta para montar su taller en el departamento de física de cualquier universidad. No se necesitan permisos especiales para comprar ninguna de las herramientas.

Los mecánicos también serían los encargados de diseñar y construir la estructura del artefacto y ensamblar todo el conjunto. Para ello harían falta al menos dos o tres personas capaces de efectuar tareas comunes de laboratorio, como soldaduras. Un miembro del equipo debería tener conocimientos de delineante y, a ser posible, de diseño por ordenador de formas complejas.

PRUEBAS Y TRANSPORTE DE LA BOMBA PARA SU DETONACION…

Los terroristas también necesitarían disponer de su propio mini Los Álamos , un área extensa y aislada donde llevar a cabo las pruebas. La principal preocupación sería el ruido provocado por los disparos del cañón. Elegimos un rancho de 60 hectáreas en una zona remota (una extensión pequeña en comparación con el rancho de 200 hectáreas que la secta apocalíptica japonesa Aum Shinrikyo, o secta de la Verdad Suprema, compró en Australia). Calculamos que una propiedad de estas características en zonas remotas de Estados Unidos como Texas o Wyoming costaría unos 150.000 dólares, a los que habría que añadir otros 50.000 para construir el horno de fundición, el taller mecánico, el laboratorio de electrónica y otros equipamientos.

Una vez montado, el artefacto nuclear en sí mismo no superaría los tres metros de longitud. Aunque difícilmente cabría en un coche, podrían transportarlo en una furgoneta tripulada, pongamos, por un par de conductores y otras dos personas adicionales para mantener en todo momento vigilada la bomba. Los conspiradores podrían elegir como blanco cualquier gran área urbana, dependiendo sólo de su voluntad para viajar por gran parte de Estados Unidos de forma discreta y sin ser detectados. Es cierto que la fase de transporte de la operación plantearía riesgos importantes: por primera vez habría que desplazar el aparato, muy probablemente a través de la red pública de carreteras, con poca seguridad.

Los terroristas preferirían viajar por rutas frecuentadas para mezclarse con el tráfico. Pero en caso de que el Gobierno se enterase de la trama, trataría de instalar controles selectivos en las carreteras, lo que les obligaría a desplazarse por caminos secundarios, donde es probable que atrajesen la atención de la policía local. El viaje no duraría más de cuarenta horas al volante, por lo que podría completarse en cuatro o cinco jornadas conduciendo de día. Transportar la bomba desde ese supuesto rancho en Wyoming hasta, por ejemplo, Nueva York o Washington en una camioneta de alquiler normal costaría menos de 3.000 dólares.

Hasta aquí, el proyecto habría requerido la participación con dedicación exclusiva de unas diecisiete personas durante alrededor de un año. La compra de todos los elementos necesarios (desde los terrenos hasta los suministros, el cañón de artillería o el horno de fundición en vacío) es un tema para especialistas, sobre todo porque, según lo establecido por ley, se podría seguir el rastro de las compras. Los terroristas no querrían implicarse personalmente en las compras, así que se necesitarían uno o dos agentes especializados que se ocupasen de las adquisiciones clandestinas. Incluso contado con esto, el equipo implicado activamente en el proyecto no excedería de 19 personas.

URANIO

Se pueden fabricar de dos tipos: el uranio 238, cuyo núcleo consta de 92 protones y 146 neutrones, y el uranio 235, que tiene tres neutrones menos en su núcleo. Más del 99% del uranio que se encuentra en estado natural es uranio 238.sólo el uranio 235, el más escaso, es fisionable.

Para fabricar una bomba atómica se necesita una gran cantidad de uranio 235, el cual se puede obtener del uranio 238. Sin embargo, es muy difícil realizar esta separación porque las propiedades químicas de los dos son idénticas. Otra posibilidad consiste en utilizar plutonio, el elemento 94, que es un excelente material para una bomba atómica porque se fisiona al igual que el uranio 235. El plutonio no se encuentra en estado natural, pero se puede producir artificialmente bombardeando el uranio 238 con neutrones.

En el caso del plutonio, bastan unos 11 kilogramos para construir una bomba atómica si se cuenta con la tecnología adecuada

Una manera de obtener plutonio a buen costo es en la central nuclear de Laguna Verde, en el mercado negro se pueden conseguir algunos kilos por debajo de agua.

Autor: vladon - Fuentes: Revistas CulturalesY mi pollo

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers