El mundo está loco

Mary Ann Cotton

el . Publicado en El mundo está loco

0
0
0
s2sdefault

Mary Ann nació en el Condado de Dirham. Sus padres eran Michael y Mary Robson. Su padre minero murió en un accidente cuando Mary Ann tenía sólo 14 años. Dos años más tarde se casó con un minero, William Mowbray. Los Mowbray tuvieron dos hijos cuando decidieron volver al Condado de Durham en 1860, después de vivir en varias ciudades del sur de Inglaterra.

Mary Ann le dijo a sus amigos que antes de que la familia se trasladara de vuelta habían muerto cuatro niños. Nunca se hicieron investigaciones con respecto a estas muertes. El 24 de junio, 1860, la hija de cuatro años de los Mowbray, Mary Ann, murió. El doctor que la atendió atribuyó su muerte a una fiebre gástrica. Tras la pérdida de su hija los Mowbray se trasladaron a Hendon, donde William consiguió un empleo como bombero en Sunderland.

Mary Ann dio a luz a otra niña que la bautizó con el nombre de Mary Jane. La muerte súbita de su hija Mary Ann había presentado la necesidad de conseguir dinero para el funeral. Los Mowbray no volverían a tener ese problema. Mary Ann aseguró a su marido y a los tres niños que vivían, con la Compañía de Seguros Prudential y British. En septiembre de 1864, un hijo, John William, murió. El médico que le atendió señaló como causa de la muerte fiebre gástrica. Cuatro meses más tarde el señor Mowbray, en lo mejor de su vida, a los 47 años, llegó a casa de vacaciones. Nunca retornó a su trabajo. El doctor dijo que era de nuevo la vieja historia, fiebre gástrica. Ese mismo mayo, Mary Jane, de cuatro años, murió de la misma enfermedad. En cada una de las muertes de los Mowbray, se recibieron varias libras por los gastos del funeral y unas cuantas extra para vivir hasta la siguiente tragedia.

Poco después de la muerte de su marido, Mary Ann dio a luz a otra hija, Margaret. Fue duro cuidar del nuevo bebé, pero le quedaba poco tiempo para sentirse liberada. La madre de Mary Ann se enfermó y le pidió que se mudara con ella.

esafortunadamente su madre se había vuelto a casar con George Stott. Cuatro días después que Mary Ann se mudara para cuidar a su madre, la señora Stott murió. Por la Pascua de 1866 la bebé —Margaret— murió.

Una muchacha tiene que ganarse la vida. Nuestra Mary Ann se trasladó a Sunderland donde consiguió trabajo en la enfermería de esa ciudad. Uno de los pacientes, George Ward, un muchacho de 33 años, tuvo la desgracia de enamorarse de Mary Ann. Tras ser dado de alta en el hospital, se casó con la mujer de sus sueños. En octubre de ese año murió de fiebre gástrica.

Todavía preocupada por la necesidad de ganarse la vida, Mary Ann siguió adelante. Contestó un anuncio para ser ama de llaves, el cual había sido puesto por James Robinson, un viudo con cinco hijos, que vivía en el pueblo de Pallion.

Veamos entonces: John Robinson, de 10 meses, murió en enero; James de 6 años, murió en abril, justo una semana antes de la desaparición de Eliza de 8 años. Mary Ann estaba destrozada por las muertes de los niños, tanto que su jefe se lo creyó y se casó con su ama de llaves. Poco después de las nupcias, Margaret Robinson, de 3 años, se murió a causa de la fiebre gástrica. Extrañamente uno de los hijastros de Mary Ann se las apañó para sobrevivir. Elizabeth Mowbray de 8 años, que había viajado con su madre hasta Pallion, también murió ese mismo año.

La unión de Mary Ann y James Robinson produjo dos niños. Mary Ann les despachó vía fiebre gástrica en 1868 y 1869.

Después de la muerte de su segundo bebé, en 1869, Robinson descubrió que Mary Ann, quien llevaba las finanzas de la familia, le había limpiado bastante. A sus espaldas ella había retirado todos los ahorros, destruido el crédito con una sociedad constructora y había vendido piezas valiosas de su casa. Robinson tenía mucha más suerte de lo que jamás podría haberse imaginado. Abandonó a su esposa y sobrevivió.

Mary Ann conoció a un viudo, Frederick Cotton, de Walpole. Fred tenía dos niños pequeños, pero eso no espantó a Mary Ann para irse a vivir con él en julio de 1870. En octubre, Mary Ann y Fred Cotton se casaron en Newcastle. No olvidemos que Mary Ann todavía estaba casada con James Robinson, pero, de nuevo, nuestra chica nunca se preocupaba por los detalles. Poco después del matrimonio Mary Ann dio a luz a un hijo, Robert. En 1871 el maridito de Mary Ann, Fred, y los tres niños se trasladaron al número 13 de Front St., West Auckland, la casa ahora ocupada por Robert House.

Seamos justos con el personal médico y de la policía de aquellos tiempos. Los crímenes de Mary Ann se produjeron en unas condiciones de las más poco salubres del mundo. Era común que las epidemias arrasaran en las zonas mineras afectadas por la pobreza diezmando a familias enteras. La tasa de mortalidad infantil era astronómica. Debido a estas condiciones horrendas sus crímenes no fueron detectados hasta que se trasladó al pueblo de West Auckland.

El 19 de septiembre de 1871 Fred Cotton, de 39 años, se enfermó en la mina y murió. El seguro no alcanzaba. Ajustada con el dinero, Mary Ann tomó a un inquilino. Las muertes continuaron. Su hijastro Frederick de 10 años, murió en marzo. El bebé Robert de 14 meses, murió poco después.

Mary Ann se fue a la cama con su inquilino Joseph Natrass, quien sucumbió a la muerte el 2 de abril de 1872, tras una corta enfermedad.

Dejó sus pertenencias, así como 10 libras de dinero del seguro a Mary Ann. Los médicos estaban intrigados con la muerte de Joseph. Los vecinos esparcieron rumores que Mary Ann no le había dado nada de comer durante su enfermedad, pero le daba bastante té, el que ella tenía perpetuamente preparado en la estufa.

Thomas Riley fue el encargado de tropezarse con Mary Ann Riley, que estaba encargado de dar dinero para ayudar a los necesitados de West Auckland y la conocía bien. Ella se quejó con él de que tenía que cuidar del hijastro de siete años, Charles Cotton. Riley se quedó asombrado cuando Mary Ann dijo, "No me molestará mucho más. Partirá como el resto de la familia Cotton". Pocos días después cuando Thomas supo de la muerte del niño, Riley contactó a la policía, la primera persona en hacer eso durante los 12 años que Mary Ann había estado ocupada despachando veneno. Esto dio lugar a una investigación por parte de la policía.

Se exhumaron los cuerpos y se descubrió que estaban llenos de arsénico. A Mary Ann la detuvieron. Se retrasó su juicio porque estaba embarazada.

En enero de 1873 dio a luz a una saludable niña, después de eso se presentó ante el tribunal por el asesinato de su última víctima, Charles Cotton. Había pocas dudas sobre su culpabilidad. Poco antes de su muerte, Charles había sido enviado a la farmacia a comprar arsénico. Cuando el farmacéutico no le quiso dispensar el veneno al niño, le pidió a una vecina, Mary Dodds, que lo comprara por ella. Mary accedió y contó su historia desde el estrado.

Mary Ann fue declarada culpable de asesinato y fue colgada el 14 de marzo de 1873. Ciertamente fue una de las pocas criminales de cualquier lugar que mató a sus hijos, amantes y a su propia madre. ¿Ha olvidado la buena gente de West Auckland a su ciudadana más infame? Han pasado 132 años desde la muerte de Mary Ann Cotton, sin embargo su fotografía sigue puesta en la ventana de la oficina de correos de West Auckland.

Escrito por Max Haines

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers