El mundo está loco

Rinocerontes - El cuerno de oro

Escrito por Alejandro Causapié el . Publicado en El mundo está loco

0
0
0
s2sdefault

Siempre me llamaron la atención; desde que era muy chiquitito y los veía a través de las rejas de un zoológico o en la pantalla de la televisión, lo grandes que eran, su piel, su fuerza, su cuerno…. ¿Quién me diría a mí que unos años después estaría escribiendo sobre esos impresionantes cuernos con los que cuentan los rinocerontes? Desgraciadamente lo que menos podía imaginar era que tuviese que hablar de asaltos, mercado negro y mutilación.

Los rinocerontes suelen tener un cuerno sobre el hocico, en algunos casos dos. La diferencia que tienen sus cuernos con los de otros mamíferos es que no contienen hueso, por lo que están totalmente compuestos por queratina, el mismo componente del pelo o de las uñas.

Es muy útil para ellos, ya que lo usan para obtener tanto agua como plantas, por lo que su mutilación, además de ser una auténtica barbaridad, les deja en una posición muy desfavorable para su supervivencia.

De las cinco especies que hay de rinocerontes, todas están en peligro, siendo el rinoceronte negro uno de los mamíferos que está desapareciendo más rápidamente, especialmente por la acción de los furtivos, que venden sus cuernos a pesar de ser una actividad prohibida y perseguida (tan solo pueden ser comercializados con permiso de países del sur de África).

Pero… ¿por qué son tan codiciados los cuernos de rinoceronte?, ¿qué valor podrían tener? Estos cuernos tienen un alto valor en el mercado negro, muy por encima del precio del oro, de los diamantes o de la cocaína. Se estima que su valor puede llegar a los 60.000 euros por kilogramo.

Debido a importante demanda y la escasez del producto su comercio se ha disparado, siendo los países asiáticos los principales consumidores del cuerno de rinoceronte pulverizado. Todo parte de la creencia en que su uso puede beneficiar la cura del cáncer, pese a que no hay ninguna prueba científica de ello. También se utiliza para otras enfermedades como la gota, la gripe, el reuma, la hipertensión o la leucemia. Aunque quizás, una de sus utilidades más conocida es la de afrodisíaco. Ni que decir tiene que no hay ninguna prueba científica que respalde cualquiera de estas cualidades.

Y claro, con estos precios, el goteo de robos producidos en museos que atesoran algunas de estas piezas es constante. En Europa se han producido diferentes sustracciones como en el Museo de Historia Nacional de Gotemburgo (Suecia), el Museo de Historia Natural de Bruselas o en diferentes instituciones culturales alemanas. En nuestro país acaban de desaparecer tres cuernos en el Museo de la Fauna Salvaje de Valdehuesa (León), pero no ha sido el único, ya que el pasado agosto un vecino de Alicante denunciaba el robo de una cabeza de rinoceronte que tenía en su casa como trofeo. Incluso se produjo el asalto a la casa del pintor Salvador Dalí en Portlligat para robar una cabeza de rinoceronte, aunque desistieron al darse cuenta de que se trataba de una réplica. Parece que los museos tendrán que contentarse únicamente con exhibir réplicas gracias al egoísmo y la estupidez del ser humano.

Hace tan solo unos días, este tema volvía a estar de actualidad, gracias a la denuncia del fotógrafo de Nacional Geographic Brent Stirton, que ha ganado el primer premio del concurso World Press Photo 2011 en la categoría de “Historias de la Naturaleza”, gracias a una fotografía de una hembra de rinoceronte de la “Tugela Private Game Reserve” en Colenso (Sudáfrica), como podéis ver aparece este rinoceronte sin su cuerno, el cual fue arrancado cuatro meses antes usando una motosierra. Afortunadamente, según he leído la hembra que aparece en la imagen ha conseguido sobrevivir al cruel ataque recibido.

Esta es la realidad de un mercado en el que en el año 2011 se han abatido un total de 443 rinocerontes tan solo en Sudáfrica y que en lo que va de 2012 ya se ha cobrado la vida de 52 animales en tan solo 43 días según la SANPARK (Agencia Sudafricana de Parques Naturales).

Personalmente, confío en que se actúe con total firmeza imponiendo sanciones y que la gente comience a concienciarse de que no todo vale con los animales, especialmente tratándose de criaturas que se encuentran amenazadas y en peligro de extinción.

Fuente; El biólogo  Alejandro Causapié en Hablando de Ciencia

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers