Mahony, el enchufao vaticano

el . Publicado en Noticias y Miscelánea

0
0
0
s2sdefault

Mahony

El cardenal jubilado de la arquidiócesis de Los Ángeles, Roger Mahony, comparecerá el sábado 23 ante un tribunal estadounidense por encubrir a 129 sacerdotes de esa arquidiócesis acusados de pederastia.

Lo que pocos saben es que, días después, Mahony tiene una tarea menos terrenal: será uno de los 117 cardenales que elegirán un nuevo Pontífice bajo el techo de la Capilla Sixtina porque cumple con las dos únicas condiciones para estar allí: tiene menos de 80 años y ostenta el título más alto otorgado por el Papa.

La asociación estadounidense Católicos Unidos ha lanzado varias convocatorias en internet para evitar que Mahony forme parte del cónclave para elegir al sucesor de Benedicto XVI.

"¿Si un cardenal es privado de sus funciones públicas en la diócesis, por qué debería ser premiado con la posibilidad de votar por el próximo Santo Padre?", pregunta el grupo en su sitio de internet.

La Iglesia tiene una respuesta tajante: el cardenal estará presente.

"Está obligado a asistir. Es un deber sagrado según el derecho canónico", le dijo a BBC Mundo Carolina Guevara, del equipo de comunicación de la arquidiócesis de Los Ángeles.

Pero algunos todavía esperan que Mahony renuncie a su viaje para evitar un conflicto político que podría traspasar los muros del Vaticano.

La protesta

Hace unas semanas, Mahony fue "despojado de todas sus tareas administrativas y públicas" de la arquidiócesis más grande de EE.UU. por el mal manejo de una crisis de abuso sexual infantil en los años 80.

El ahora arzobispo de Los Ángeles, José Gómez, clicanunció el retiro de Mahony tras lo que llamó una lectura "brutal y dolorosa" de miles de páginas de registros internos de la Iglesia.

Cuando se conoció que Mahony estaría entre los cardenales llamados al cónclave, no tardó en explotar la protesta de parte de la asociación católica estadounidense que ha ido subiendo de tono debido al eco hecho en los medios del país.

"En un momento que debería ser de celebración para la Iglesia, su participación traería una nube de escándalo", le dijo el director de comunicación de la organización, Chris Pumpelly, a BBC Mundo.

Mientras que el diario The Washington Post aseguró por su parte que Mahony "tiene suerte de no estar en prisión" en su cliceditorial "Los pecados del cardenal Mahony".

Y aunque la arquidiócesis de Los Ángeles publicó un comunicado explicando que el cardenal no ha perdido los privilegios del cargo y exhortando a "rezar" por él mientras "se prepara para viajar a Roma a elegir el nuevo papa", las protestas no se detienen.

"Por supuesto que debemos rezar, pero no podemos dejarlo en eso. Ahora es momento de que Mahony y todos los líderes de la Iglesia muestren al mundo que el interés de los niños debe venir antes que los intereses de la institución", aseguró Pumpelly.

Imagen internacional

El escándalo no se ha limitado a los medios estadounidenses.

La influyente revista católica italiana Famiglia Cristiana publicó el martes el asunto en su portada y activó una encuesta en su página de internet para que sus lectores opinaran si el cardenal debía o no presentarse.

También el grupo italiano de víctimas de abuso sexual, La Caramella Buona, hizo un llamado a Mahony a no asistir a la elección.

Su presencia, repiten ahora los diarios locales, no ayudaría a la imagen de la Iglesia Católica en el mundo.

Incluso algunos altos mandos de la cúpula eclesiástica han comentado el tema.

"Si su presencia crea dificultades o bochorno, entonces creo que sería oportuno renunciar", le dijo a la agencia italiana ANSA el obispo Gianfranco Girotti, quien formaba parte de la Congregación de la Doctrina de la Fe durante el mando de Ratzinger.

En una entrevista con el diario italiano La Repubblica, el cardenal Velasio De Paolis (uno de los que participarán en el cónclave al lado de Mahony) aseguró que "quedará en su conciencia si decide asistir o no".

Y es que -bien lo saben los grupos en protesta- Mahony no es el único en el ojo del huracán. Y los reclamos no se limitan a un prelado.

"Hacemos un llamado a cada cardenal y líder de la Iglesia: si tiene un escándalo pesando en su conciencia, por favor, absténgase del cónclave", exhortó Pumpelly.

Basta recordar que el cardenal belga Godried Danneels y el irlandés Sean Brady (ambos invitados al cónclave) también han estado involucrados en casos de encubrimiento de abuso sexual. Mientras que otro acusado de encubrimiento, el que fuera cardenal de Boston Bernard Francis Law, permanecerá fuera del cónclave sólo debido a su edad.

Las reglas

Para los expertos, la presencia de estos cardenales en el cónclave es inevitable.

La razón está implícita en las reglas por las cuales se rige la Iglesia Católica.

"Que el pueblo pida que se remueva a un cardenal es no entender cómo trabaja la estructura de la Iglesia. La estructura está protegida. Él como individuo puede ser pecador, pero como cardenal está protegido. Tiene la inmunidad que le da el Espíritu Santo", le dijo a BBC Mundo el teólogo Daniel Álvarez de la Universidad Internacional de Florida.

Por ello, históricamente ningún cardenal ha sido excluido de algún cónclave, no obstante su pasado, conducta o escarnio público.

"Tiene que ver con la eclesiología católica, una cosa muy peculiar a ellos. Que la estructura de cierta manera está inmune y el individuo no. Los protestantes fueron los primeros que trajeron a colación que esta estructura hasta podría permitir un Papa corrupto", explicó Álvarez.

"La Iglesia es santa aunque los individuos sean corruptos y es en principio irreformable", agregó.

La posibilidad

Sin embargo, todavía existe una posibilidad de que Mahony no esté presente en la elección.

De Paolis la explicó en su entrevista al diario La Repubblica: "Se le podría aconsejar que no tome parte, sólo a través de una intervención privada de parte de una persona con grandísima autoridad", dijo el cardenal.

"La práctica común es utilizar la persuasión. No hay más que se pueda hacer", añadió.

Pero Mahony no parece que vaya a hacer caso de las sugerencias.

En su blog, el cardenal recordó que la elección de un pontífice no es un asunto secular.

"Los medios de comunicación estadounidenses, en particular, están viendo esta oportunidad para la Iglesia desde la perspectiva de las elecciones políticas de EE.UU.. Es un error. La elección del sucesor de San Pedro se encuentra en el poder del Espíritu Santo, no en la de expertos electores terrenales".

Quizá por ello, en su cuenta de la red social Twitter dijo estar contando los días para viajar a Roma a la reunión cardenalicia.

Y prometió tuitear diariamente desde el lugar de los hechos.

Fuente: BBC Mundo

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers