La insolencia mejora tu aspecto!!

el . Publicado en Humor gráfico

0
0
0
s2sdefault

En Maldito Insolente tenemos un club de fans femenino que es la polla en verso, así que para sacar provecho al tema, propusimos a nuestras más fieles seguidoras un cambio de imagen. Dicho y hecho nos pusimos manos a la obra y creerme que no fue nada sencillo, porque el cambio no solo debía ser físico, sino de forma de ser y vivir. Algunas se mostraron un poco reticentes al principio, pero el Maldito Insolente que es muy persuasivo logró convencerlas (vamos... que le costó una pasta gansa), y aquí tenemos los resultados de nuestro experimento; impresionante lo bien que nos sirvieron de cobayas cual ratoncillas ávidos de nuevas experiencias para su tristes vidas. Cooperaron, disfrutaron como en sus putas vidas y no solo eso, ninguna ha vuelto a ser la que era ni ha vuelto a llevar la misma vida.

Pasamos a exponer nuestro experimento científico:

Juanita Lagartos

Juanita era una chica del montón, con un poco de cara de sapo, para que nos vamos a engañar. Desde jovencita tenía en mente dedicar su vida a la Iglesia (de ahí su obsesión por los turbantes negros), hizo las prácticas en una cartuja sirviendo a un montón de monjes de esos que tienen voto de silencio, pero alguno que otro, con la excusa del silencio se la intentó trincar silenciosamente; la pobre muchacha solo tenía dos opciones: salir por patas o abrirse de patas... optó por la primera porque para la segunda hacía falta estómago de feos que eran los monjes. Durante años ha ido dando tumbos, de acá para allá, sin oficio ni beneficio (se benefició a unos cuantos, pero sin cobrar un puto duro, no fueran a tacharla de puta). Le prepusimos transformar su imagen, soltarse la melena, probar vicios varios y oye si lo llevó a término, en la actualidad sabemos que pulula por centro Europa y ya le importa un carajo que la llamen puta, gana un dineral con su cuerpo y orgullosa de ello.

La dulce Sú

No hay más que ver el careto de sú; cuando la vimos por primera vez no supimos si hablarle o gruñirle, tenía más pelo en la jeta que Lobezno. La muchacha venía de una familia desestructurada, Cuando nació su padre dijo: si gruñe, es un oso!!. Anduvo por esos caminos del señor cometiendo pequeños hurtos (la pillaron en el atraco al Banco de España), y desde entonces ha estado a la sombra. El mes pasado la soltaron, y pensando que era una osezna la devolvieron a su habitat natural... la selva africana. Le propusimos encauzar su vida con este cambio, y aunque costó un montón de cientos de euros en cera depilatoria, conseguimos sacar partido de ella. Ahora se dedica a trabajos manuales... en una casa de esas de citas donde ella se sienta en una habitación y en la pared hay un agujero por donde los clientes meten la minga y ella, guante en mano, les practica una masturbación por 25 euros el cliente.... dicen que la cola da la vuelta a la manzana.

Marciana López

Si la dulce Sú nos costó una fortuna en cera depilatoria, con Marciana echamos el resto. Tenía tanto pelo que una vez eliminado lo vendimos al peso a una empresa de esas que hacen pelucas con pelo natural, casi recuperamos lo invertido. El tema del acné ya fue otro cantar, pero también lo superamos. Ella se ganaba la vida de actriz secundaría: encarnaba el personaje de la bruja de Blancanieves pues no había que caracterizarla, solo le ponían una túnica raída y punto... salía barata. Era tan fea que hasta había intentado pagar para dejar de ser virgen y no lo consiguió, y eso que estaba dispuesta a pagar un pastón. Le propusimos el cambio y lo aceptó según ella porque "mi vida es una puta mierda". No podéis decir que el cambio no es espectacular, lo único que no hemos logrado eliminar es la verruga, pero le va muy bien con los fetichistas. A día de hoy se dedica al cambio de moneda internacional: con una suavidad tremenda, pasa las carteras de los bolsillos de los turistas a la suya... todo un ejemplo.

Yokito Lacaca

Nada más ver la cara de estreñida que tenía Yokito entenderéis el por qué de proponerle el cambio. Nos dio tanta penita ese careto de amargada que caímos en la trampa de preguntarle el por qué.... la respuesta nos dejó helados: ¡odio a mi madre, odio a mi padre, odio a mis hermanos, odio a mis amigos, odio a las jirafas, odio el cocido madrileño... y así un millar de odios uno tras otro... se quedó sin resuello. La enviamos al mejor psiquiatra del país y cuando terminó la terapia el doctor fue internado en un psiquiátrico por esquizofrenia y manía persecutoria. Comenzamos el cambio y el primer paso fue mandarla a clases de Taichí, ella estaba encantada, su profesor no... Después le pagamos un gigoló de esos macizorro, nos costó 300 euros la sesión (todo incluido, claro). Al terminar tuvo que llevarse al muchacho una ambulancia: 3 costillas partidas, rotura de tibia, peroné y coxis. Buscamos entonces la alternativa del yoga, y por fin dio señales de ser persona. En la actualidad pertenece a la ONG Payasos con fronteras (pa no perderla de vista) y reconoce haber encontrado su verdadera vocación... más mona ella!!!

Marujita Ostiatedoy

Un caso muy similar al de Yokito: respira mala ostia por todos los poros de su cuerpo, aunque lo que más primaba en ella era el histerismo. Marujita estaba casada con un pobre hombre castrado a fuerza de gritos, cuando les propusimos el cambio, el nos pagó cien mil euros (bajo manga por supuesto) con tal de que nos la lleváramos muy lejos. Tuvimos que hacerle injertos de pelo, la muy cazurra se los había arrancado a golpe de ataques de histeria. La habituamos a tomarse una tableta diaria de Diacepan pa los nervios y nuestro equipo de maquillaje hizo el resto. Se dedica a la compra-venta de guantes de boxeo. Se negó a volver con su marido por considerar que el hombre tenía mal genio...

Morrison Gruesis

Cuando Morris llegó a nuestro laboratorio suspiramos aliviados: por fín alguien medio guapa y normal!!... ja ja ja. Solo os podemos decir que con Morris tocamos fondo, estuvimos a punto de tirar la toalla. Era jugadora compulsiva, adicta a la bebida, al sexo, a los estupefacientes, a la gamegoy y a la jota aragonesa; cleptómana, lunatica y rumiante. Vivió sus escasos 20 años en la misma jungla que Mougli, pero lejos de hacerse amiga de la pantera, del oso y los monos... se los comió. Aceptó encantada el experimento a cambio de cinco kilos de alfalfa diarios. Con esta sí hicimos carrera.... espacial. La apuntamos a un curso en la NASA y mira tu por ande que la aceptaron (el Insolente se ha quedao sin presupuesto pal resto de sus días). Dicen que en las noches estrelladas, cuando hay luna llena, y con un buen telescopio se la puede ver saltando detrás de unos seres extraños y gritando: ¡fóllame marcianito!!.

Socorro Tepido

Eh aquí un caso digno de estudio, Socorro. La rana Gustavo tenía los ojos menos saltones que ella, Espinete era más chato y Blancanieves tenía veinte veces mejor color. Pasaba por la vida sin pena ni gloria, no le hacía nadie ni puto caso, era tan blanca que a plena luz del día ni se la veía. Presentaba un cuadro agudo de carencia de autoestima. La animamos a animarse, a quererse un poco, a ponerse un maquillaje autobronceante y todo esto causó efecto. Ahora tiene alucinaciones... cree que es la reina de las animadoras de los Chicago Bulls, cuando comienzan todos los partidos, se pasan media hora persiguiéndola por el campo de juego, se ha convertido ya en todo un icono, tanto es así que no hay cojones a empezar el partido sin la carrera, el acoso y el derribo de Socorro. Ella es feliz así.. nosotros nos abstenemos de opinar....

Amparito Jodidoestas

Alucinante: tiene más mala ostia que el diablo de Tasmania, cuando te la encuentras, en vez de darte los buenos días, te mete una ostia, pero aun así nos resultó simpática y creímos que merecía la pena que formara parte de nuestro estudio. Trabajaba de abridora en las cafeterías, le pasaban las botellas y las abría con los dientes. Fue muy buena alumna, solo salieron lesionados un par de colaboradores del experimento. En la actualidad curra en un desgüace... es la encargada de prensar los coches para su venta al peso en hierro, evidentemente lo sigue haciendo con la piñata.

Felicidad Supina

Si de algo nos dimos cuenta nada más verla, fue que su nombre le venía como anillo al dedo. Al principio creímos que era su estado natural de nacimiento. Después nos enteramos de los pleitos con sus vecinos por robo en plantaciones privadas de maría. Andaba siempre más colocada que un maniquí en los escaparates del Corte Ingles. La desinsectamos, la desratizamos y la perfumamos. Pasamos a suministrarle la maría en infusión y a hacerle un no conseguido cambio de look. Ahora no solo fuma maría, sino cualquier matojo al que le echa el ojo. Podéis apreciar en la foto del después la falta de un piño.... se lo arrancó intentando comerse a uno de sus vecinos.

Keputa Kesuna

No se había enterado de que la guerra del Vietnam había terminado. Correteaba por la selva asiática en pelota picada, con el sombrerito redondo en la chola y buscando desesperadamente soldados americanos pa beneficiárselos. La llevamos a la ciudad, la vestimos, la dejamos así de mona y la muy perra nos lo agradeció lanzándonos una granada, que si no llega a tener buenos reflejos el Insolente, estábamos ahora mismo criando malvas... no coment!!!.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers