El listillo

Escrito por El Club de la Comedia el . Publicado en Monólogos

0
0
0
s2sdefault

Tengo un amigo que es un listo. Veníamos hacia el teatro y el tío me dice:

- Aparca aquí, que cabes.

- Pero si aquí no cabe…

- ¡No va a caber…! Ahí lo meto yo sin maniobra… Venga, salgo yo y te ayudo.

Sale el tío y empieza:

- Venga dale, dale, dale, dale… ¡¡¡PLONC !!!

- Vale, ya está, no le des más… Gira ahora todo, venga, gira, gira, gira… ¡¡¡PLONC!!!

- Vale, ahí lo tienes.

Y ahí lo tengo… Sin faro.

Porque todos sabemos lo que es un tonto. Tonto es el que hace tonterías, pero… ¿sabemos lo que es un listo? Porque una cosas es ser listo y otra es ser un lisssto… con acento en la ese: lissssssto…. Si eres listo y te cae una manzana en la cabeza, inventas la ley de la gravedad. Pero si eres un lisssto y te cae la manzana en la cabeza, dices:

- ¡Ay! Ya sabía yo que estas manzanas estaban maduras… De otra cosa no sabré, pero de manzanas…

El lisssto está de vuelta de todo sin haber ido. Por ejemplo, sin haber salido de España sabe que en Londres se come mal, que Nueva York está muy caro y que en Rusia hace mucho frío. Tú le dices:

- Rusia…

Y él:

- Menudo frío hace en Rusia… De otra cosa no sabré, pero de Rusia…

Y no sólo eso, también sabe el secreto para acabar con el paro y con la frúa él solito. Y juzgando a las personas es único. Para él, el bueno es tonto, el tranquilo es un huevazos y el educado es maricón. ¿Ha quedado claro lo que es un lisssto? Pues mi amigo Jamfri es un lisssto, con acento en la ese.

A Jamfri le podríamos llamar El Pronósticos. Cuando está en casa sabe cuál es el primer anuncio que va a salir después de la película:

- Ahora va el de Don Limpio… Lo ponen todas las noches… ¡Si lo sabré yo…!

Y si no sale dice:

- Pues lo habrán cambiado hoy, porque ayer salió. ¡Llevan un desbarajuste…!

Mi amigo Jamfri es tan lisssto que va de excursión a la montaña y para demostrar lo listo que es dice:

- Yo voy a subir por aquella cuesta de allí, que se va más rápido.

- No, Jamfriii, que se da más vuelta.

- ¡Qué se va a dar más vuelta…! De otra cosa no sabré, pero de montañas…

Al final llega tres horas más tarde, arañado, hecho polvo y rojo como un cerdo agridulce… ¡Por lisssto! Y todavía dice:

- ¡Joder! No veas lo que os habéis perdido, había unas vistas de puta madre… Me he pasado dos horas y pico viéndolas…

Pero mi amigo Jamfri no es el único lisssto. Hay lissstos por todas partes. Uno de los sitios donde es más fácil reconocerlos es en el coche. Si hay caravana y ves un coche que pasa por el arcén, no falla, ahí dentro va un lisssto. Y la prueba es que cuando pasa por nuestro lado todos decimos:

- Mira que lisssto…

Aunque también es fácil reconocerlos cuando van de peatones. El lisssto es el primero que se tira a cruzar nada más que cambia el semáforo. Aunque de vez en cuando se lleva un susto, porque hay otro lisssto en un coche que quiere apurar el semáforo. En estos casos podríamos hacer la siguiente operación matemática: lisssto más lisssto, igual…. ¡a hostia!

Un lisssto siempre tiene respuesta para todo, no hay forma de callarlo.

Cuando vas con él a un restaurante:

- Jamfri, ¿has reservado?

- No, que es miércoles.

- ¡No me jodas que no has reservado!

- No hay problema, si es miércoles.

Y cuando llegas hay un cartel que pone “Cerrado los miércoles” Bueno, pues aún así replica:

- Esto es que han cambiado de dueños… ¡Anda que no he venido yo aquí miércoles…! Ahora, casi mejor que esté cerrado, porque seguro que ahora lo lleva una mafia tailandesa… Que de otra cosa no sabré, pero de tailandesas…

Otra característica del lisssto es que conoce a todo el mundo…

- Yo soy muy amigo de Josema, el de Martes y Trece… Pero muy amigo…Vamos, estuve a punto de formar parte del grupo… ¿Quién te crees que le dijo lo de la empanadilla? ¿Y lo del ojo guiñado…? Y no sólo eso… También le dije lo de finstro… Y lo de ¡Que te calles Karmele!... ¡Todo eso es mío!

- Pero Jamfri, ¿eso no era de Mariñas?

- Ah, ¿pero Mariñas también me copia?... ¡Es la leche, macho!

Está claro que los lissstos son muy peligrosos. Sobre todo cuando todavía no sabes que el listo es un lisssto. Porque si a ti te da un jamacuco, vas al hospital y el que te atiende es el doctor Jamfri, ¿qué? ¡La gente que va a su consulta no lo sabe…!

- Otra cosa no sabré, pero qué pierna hay que cortar y que pierna no…

En fin, amigos, hay que tener mucho cuidado con los lissstos, sobre todo con los que tienen poder sobre nosotros. Porque no sabemos si esos tíos saben lo que hacen. Y se les pueden ocurrir cosas como inventar el euro, que no para de bajar pero nos siguen diciendo que es maravilloso… O las comisiones de los bancos, que te cobran hasta por respirar; vamos, pueden llegar incluso hasta a inventar cabinas telefónicas que te roban las vueltas en la cara y te dicen que eso es lo normal… Y no digo ya del lisssto que se inventó lo del efecto dos mil… Todo el planeta acojonado por si caían los aviones o no se encendía la luz de la nevera el día uno, y luego nada.

¡¡¡Lissstos que sois unos lissstos!!! Porque de otra cosa no sabré, pero de lissstos…

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers