Putas bodas

Escrito por Carlos de la Orden el . Publicado en Monólogos

0
0
0
s2sdefault

Las bodas... Os parecerá bonito, pero siempre llega alguien que te corta el rollo preguntando; “¿y tú cuándo majo?”. Y no hace ninguna gracia. En realidad no sólo no hace gracia sino que cansa casi tanto como el tiempo que llevas buscando novia.

Esto de las bodas digamos que es como la gripe; piensas que nunca te va a pillar y siempre acabas cayendo. Además en la gripe hay uno de los dos que va de blanco y no deja de tocarte las narices... cuando estornudas.

Pero hablemos de la boda. Momento de la ceremonia: las flores, el rito, el amor que fluye en los contrayentes... y tú el pringao de siempre encargado de hacer las fotos. No sé qué es peor, estar de pie viendo como bosteza el de al lado o apartar el “ficus característicus” del altar para hacer la fotito. Al menos de pie también puedes ver el vestido de las invitadas y comentar con tu compañero si aquella falda es corta y aquel escote pronunciado, o que si ese vestido es bonito y allí hay un escote pronunciado, o que si el niño de las arras es muy rico y menudo el escote de su madre...

Salen los novios de la Iglesia y llega el momento típico y tradicional; lanzamiento de arroz a los ojos de la pareja. Ratillo especialmente agradable para los que no nos casamos y donde nos desfogamos con ellos por traer al cura que les ha casado en ¡¡dos horas!!. “¡Vivan los novios!”, se grita mientras apuntas con la cerbatana entre ceja y ceja.

Situación especialmente entrañable cuando aparece el coche. El grado de amistad se demuestra aquí, en los kilómetros de papel de culo que has utilizado para envolverlo. Uno como que se hincha al ver la putada que ha preparado y se dice a sí mismo; “¡joder,qué mamón soy!” o “ tengo que ir a Carrefour y llevar papel a casa”. Tras quitarte la mierda de encima por todo lo que tu amigo se ha cagado en ti, llegamos al restaurante. Bonito por fuera, bonito por dentro, bonito el baño, bonita la moqueta, vas a comer y... ”¡camarero!, ¡hay una mosca en mi plato!”.Diligentemente se acerca el maitrê y dice; “Señor, no es una mosca. Es el primer plato; delicioso Bocado de pastel de Langostino aderezado con hojas de Eucalipto”. ¡No te jode!, si lo miras fijamente claro que es un Bocado de pastel de Langostino aderezado con hojas de Eucalipto, pero a primera vista parece una mosca. ¿O es que las hojas no parecen alas?. Es lo que tienen los restaurantes de dinero; plato grande y mucho hambre.

La culminación del ágape viene con la tarta nupcial. Esto sí que me ha intrigado a mi siempre; ¿cómo cojones comen 100 personas de una tarta de dos pisos?. Esa no es. Te lo explicas cuando tienes el trozo antes de que los novios la hayan cortado. Es como la eyaculación precoz; antes del “pastel” es cuando te viene la crema.

En fin, que para quemar el delicioso Bocado de pastel de Lang... nos ponemos a bailar. Primero suena el vals de los novios. Luego, el pasodoble para los padres del novio. Después, las sevillanas para la madre de la novia. Tras ésto, el Fary con el torito, que no sé muy bien en qué estilo encuadrarle.

Total, que la juventud en la barra se encuentra “escuchando” el recopilatorio de JB y las canciones protesta de la banda Cacique, aderezada con los ritmos tropicales del Chupito. Cuando ya vas lo suficientemente entonado, te pones a bailar los mejores éxitos de King Africa con la madre de tu primo segundo. Sí, esa que parece que en la cama su marido está de adorno y que te está esperando a ti para desnudar por fin a un hombre. Ahí ya vas con la camisa desabrochada, sudando y bailando la “nunca” escuchada en bodas “Gota fría” de Carlos vives. Un contrasentido tan grande como que Espinete se ponga el pijama para dormir cuando se pasa todo el día en bolas.

Se acaba la fiesta y todo el mundo para su casa, no sin antes que alguien te pregunte por última vez; “¿y tú cuándo majo?”.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers