Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

No faltan Asnos en este País. Asnos de la Iberia que tiene el honor de haber poblado de Asnos las Américas. Al río de La Plata los llevó un fraile, y se procrearon por el Amor extremado de una Burra que a la chusma le anduvo haciendo elogios del fraile Y prueba que no hay Asnos como los nuestros lo hallamos en el privilegiado Sancho Panza cuando le menciona a don Quijote que la Educación es propia del Asno y que en la Poética de la Asnal Lengua Castellana "Rebuznar no es un Arte; es una Ciencia", según la insigne proeza y portento literario que lo es Cervantes en su Historia de Don Quijote, donde la Carne del Asno es manjar exquisito, tanto o más como la del Cerdo, a cual mejor de nosotros ha sabido
Daniel de Culla


Bartolillos y tetillas de novicia

Escrito por Daniel de Culla el . Publicado en Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

0
0
0
s2sdefault

Estamos escuchando a Vagina Town.

Mi chica y yo
Nos estamos poniendo como "el Kiko"
A comer bartolillos y tetillas de novicia.
-Ay, este canutillo alargado relleno de crema
Que tanto gusta a las suegras
Y que yo quiero casarle
Porque tengo la cosa como una grande
Dice ella.

Un rayo me ilumina Hollywood

Escrito por Daniel de Culla el . Publicado en Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

0
0
0
s2sdefault

Estoy escuchando a Frankie Goes to Hollywood
(Frankie Camino de Hollywood)
Y yo quiero llegar a su cima.
Hombres y mujeres llegan aquí
Para construir su estelar vida
Y lo quieren ya, como un rey moro
Imitando a sus viejas estrellas
Que, con sueños de devocionario
Quieren conseguir la fama lo más pronto posible.

Tráfico

Escrito por Daniel de Culla el . Publicado en Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

0
0
0
s2sdefault

El primer beso nos le dimos dentro del coche.
Me gustó escuchar, aquel día como hoy
Su condescendencia innata
Suplicándome con un falso "No, no, porfa, no"
Recordando lo que les decía mi madre
A mis hermanas:
-Quisiera saber, hijas mías
¿Un hombre en un coche con una mujer?

Bailaré

Escrito por Daniel de Culla el . Publicado en Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

0
0
0
s2sdefault

Todos los días quince de Mayo
Nos gusta los pueblos visitar
Porque los pueblerinos honran a su patrón principal
Que llaman san Isidro, al que pasea en andas
Todo el pueblo salido
"Ese gandul a quien los ángeles le trabajan el campo
Mientras él capa chicharras y grillos
A escondidas del sentido
Enterrando en un matorro
Aquel pañuelito con mocos
Que de novios, su novia, creo que Toribia llamada
Le regaló, y él guardó en su bolsillo
Como si de un trocito de cielo se tratara"
Como cuenta un tal López
Un ermitaño ateo.

Amor de viatico

Escrito por Daniel de Culla el . Publicado en Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

0
0
0
s2sdefault

Estaba yo visitando algunas piedras hitas y, en la aislada que se halla en las cercanías de Cardona, en Cataluña, me encontré con una joven gallega retaquita, rechoncha, pero con cara muy bonita, con dos pechitos reforzados en su blusa como dos bolas de billar.

Nos saludamos y yo le pregunté si no le importaba que siguiéramos la visita juntos. Yo lo quería, porque ella había devuelto la vida a mi pájaro difunto, que revoloteaba detrás de la bragueta, recobrando la existencia de lo que había perdido, dándole a mi pene el título de duque de Entrepierna.

Se detuvo la sangre en mí, y en ella advertí que se le subía y se le bajaba del vientre a la garganta un algo que devolvía y tragaba como la pelota al saque. Ella sonreía, siempre sonreía en ese estado de estimación que tenía, tan femenino. Tan vagina, de bajita.

El testarudo

Escrito por Daniel de Culla el . Publicado en Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

0
0
0
s2sdefault

El testarudo, porfiado y terco de Tontón se estaba tocando los testes, mientras su mujer a él le preguntaba lo de siempre: Que por qué le hacía pasar a ella las penas del purgatorio, cuando ella a él le sacaba de sus duros penes, mientras él prestaba mucha más atención a la vecina del sexto, que arrastraba un culo bien caído.

Tontón no respondía nada. Arrancaba un tallo de yerbajo y se ponía a chuparlo, mientras sus tripas retumbaban; lo que a él le hacía sentirse muy animoso y contento, tanto, que no dudaba en irse a buscar gente con el afán de platicar, diciéndole a la mujer: -Aguarda un poco; al punto vuelvo.

Rreal akademia de la luenga

Escrito por Daniel de Culla el . Publicado en Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

0
0
0
s2sdefault

Sentados sobre un "palo de perico" viejo que va sobre los machos de un barco, cuyos restos quedan a la orilla de un río que fue, pero que, ahora, sólo es arena y yerbajos, asiento donde antiguamente las putas ofrecían a unos y otros marineros de juanete su cangreja; mientras el perro de mi amigo, él dice "pego", pues no pronuncia la "r", deshoja margaritas con el rabo, y nuestra vida de perros canta de perros y trabaja de perros, vamos a jugar en son festivo y de crítica con ciertas expresiones que nos hacen mear y no echar ni gota, masticando los dos un chicle de menta, que contenía una envoltura con la descripción de "Rregalo de la RReal Akademia de la Luenga".

En el Hospital D'Antoni de París

Escrito por Daniel de Culla el . Publicado en Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

0
0
0
s2sdefault

A Ángel Parra, hijo de Violeta Parra

Me dicen que con Violeta, su madre
Se ha ido Ángel, su hijo
En horas no cabales
Las enfermeras y médicos llorando
Gotas de sangre.
Levántate de ahí, Ángel, le digo yo
Preguntándole: ¿No hay nadie que te levante?
¡No se ha muerto, no se ha muerto, grito yo
Que un falso testimonio
De coma inducido
Y artificial respirador
Le han herido de un puñetazo en el hígado.

Cuchilla de afeitar

Escrito por Daniel de Culla el . Publicado en Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

0
0
0
s2sdefault

A la orilla del río, cojo mi pobre palo y meo, oye. Después de salir del agua y tirarme unas pedorretas, pido a la madre Naturaleza que me dé fuerza y vigor para poder dibujarle en mi vientre y en la rosa negra con un solo pétalo de color, que está ahí donde yo nací entre los arenales de la frescura de otro río.

Ya está mi amada abierta de piernas sobre una mesa de madera, retratándome con su castaña desde los pies a la cabeza; sus ligas de seda y sus zapatos, llenos de hormigas sobre la yerba, esperando que le entre mi mayo florido y feliz.

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers