¡Anda!, ay, que ver

el . Publicado en Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

0
0
0
s2sdefault

¡Anda!, ay, que ver. Un cerdo hozando la escuela publica

En la Insula Barataria, la raposa, cuando no halla qué joder, va a la caza de grillos indignados, ocupándose de cosas rateras, y anda sin provecho buscando la cagada del lagarto.

Cierto día, siguió al hijo del barbero, que iba a la escuela pública a estudiar "pa menestro", como él decía, y, entrando con él en ella, vio como un comité de estudiantes le colocaban un aro de hierro en las narices a un cerdo, que resolvía con facilidad y sin escrúpulos, como un pontífice, la problemática de la enseñanza.

Preguntando la raposa al estudiante más destacado el porqué de esa condecoración, le respondió: " Cuando una cosa rica y curiosa está mal empleada, porque el que lo lleva no lo luce, es necesario ponerle un aro de hierro en las narices como a los puercos para que no hocen los patios ni las aulas, que ya lo dijo Salomón en sus Proverbios: " anillo o argolla en nariz de puerco es el hombre cerdo y tonto, necio y bobo"; quedando la raposa contestada, y diciendo:

"Anda, Ay, que ver, un cerdo hozando la escuela pública".

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers