La Coca Cola y el Cinturón de Castidad

Escrito por Daniel de Culla el . Publicado en Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

0
0
0
s2sdefault

Celeste está de parto. Una tía buena a quien le recriminan mucho el haber querido abortar, tanto como el haber querido follar. Ella dice que lo hizo con Gonzalo de la Calleja, caballero montañés que la abrazó junto con las yeguas, cuando había moros en Granada. El le dijo que era capitán de galeras de una flota de setas de perro chico. De aquellas que le gustaban a Enrique el Doliente.

Ella estaba enferma de preñez y Gonzalo estaba a la puerta del paritorio, donde Celeste iba a ser madre y guía de parturientas. Viendo que Gonzalo estaba mirando el guzpátaro, agujero, como un Carabobo de baba, que no podía parir, le mandó que picase para Lorca, que el niño venía con el cordón umbilical atado a los pies.

El le dijo:

-Mucho os quiero Celeste. Y ella respondió

-Y yo a vos también.

Al salir del paritorio, y preguntarle que cómo iba la madre, el respondía: Me he visto a las puertas de Granada, asomando la gaita el neonato cautivo, cual morito. Mi Celeste parece una Guzla o instrumento músico de una sola cuerda de crin, a modo de rabel. Yo soy un falso soldado que solo sirve para ocupar plaza en los alardes o en las revistas reales.

Celeste se sentía como la manceba de un rey en el reinado de Pedro el Cruel, o el de Alberto Albortón, cuadrúpedo que nació antes de tiempo, a quien le encantaba ver a las mozas como a botijas.

Cierto canto y baile se escuchaba en la sala. Era el popular de Castilla "Habas Verdes". Como las que ella se metía en el Chichi para poder abortar; y que no consiguió, por mucho que se tirara de la mesa al suelo.

Cómo le hubiera encantado a Celeste ver caer la flor sin fructificar. Pero no pudo ser. Res de vientre, hembra paridera como ahora era, sintió, porque no podía ver, brotar de la entrepierna un feto vivo nacido del ingenio de joder, en placenta.

En este tiempo, regresó Gonzalo, viendo como una redecilla o cuarto estómago de los rumiantes sobre unos sembrados, alcanzando su mirada un cuerpecillo porreta o lentejuela gigante de la mies.

Se sacó del bolso del pantalón una coca cola, que se puso a beber. Después, regaló a su mujer un cinturón de Castidad, que dicen que usó doña Jimena en el tiempo que estuvo cobijada en el Monasterio de San Pedro de Cardeña, en Burgos; diciéndole a Celeste:

-Toma, mi alma y mi vida. Y ya no más regalitos a dios o al diablo.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers