Una patada al balon, una patada en los cojones

Escrito por Daniel de Culla el . Publicado en Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

0
0
0
s2sdefault

Todavía a "el Pollas" le chillaba en sus oídos el griterío de una multitud enfurecida gritando al árbitro: hijoputa, cabrón, vas a ir a joderle a tu puta madre, porque había pitado un penalti a su equipo de fútbol "El Marmolejo", de Azuqueca de Henares, en Guadalajara, que jugaba contra el Estantiguas, de Alcalá de Henares, en Madrid; que le hizo perder el partido.

-Tiene tela, el árbitro, decía.

A lo que le contestó su amigo "el Ajo", pues lo echaba de ver en él en sabor, y color, y olor:

-Hay que tocarle como sea las pelotas a este árbitro.

-Qué baboso, volvió a decir "el Pollas", prosiguiendo:

-Yo no voy a consentir que seamos blanco de mil sarcasmos en el pueblo, por haber perdido. Que nuestro orgullo reciba graves daños, no es de recibo.

-Ya sabes, le dijo "el Ajo", que los partidos de fútbol, todos, están amañados. No sé si comprando al árbitro o haciendo apuestas entre los mismos jugadores; pero amañados sí que lo están todos, como dicen entre líneas los periódicos.

Dice "el Pollas":

-Si antes me daba asco el fútbol, ahora me repugna más. El fútbol, de deporte, no tiene nada. No es más que un tinglado donde se mueven personas y dineros con afán de domesticar y someter al pueblo a sus sentimientos. Un pueblo o plebe con cabeza de Asno.

-Pues es verdad, replicó "el Ajo". De esas goleadas se hacen esas amañadas,

Prosiguiendo:

-Y no digamos de esos ánimos y canciones que les da a sus jugadores el entrenador antes de cada partido, diciéndoles estas lindezas:

- Ya sabéis, muchachos: De esas goleadas esas dineradas. No os toquéis los cojones en el campo. Salid a ganar. Rebuznar cantando el "A por ellos". Haced astillas de las espinillas.

Se hizo una pausa, que rompió "el Pollas", diciendo:

-Yo vuelvo a lo mío, dijo Cuando la televisión pone fútbol, bueno está el asnal mundo. El valor de los gobiernos se mide en goles, como en Rebuznos la plebe. Ese grito o clamor en los campos de fútbol, tan ruidosos, que se extienden hasta los cielos, es el que anima a los mandamases su gobernar. Tronos, papados, gobiernos, se expresan a modo del fútbol. Un gol es como un buen Rebuzno dado a tiempo, un quitapenas a la miseria muy potente, que hace que los Jumentos adoren sus diosecillos de la patada y el balón.

- El pecado del fútbol, es el pecado del Burro, replicó "el Ajo", Cuando vengas al campo a ver tu equipo jugar, llévate un diccionario de insultos con el que despotricar.

Y prosiguió:

-La gente vive en su propio duelo de hambre y de miseria, y sólo el fútbol les consuela.

-Qué buen pienso les dan los payasos del balón, replicó "el Pollas"

Andando y lentamente le dice "el Pollas" a "el Ajo":

-Mira, ya viene el árbitro, ya se acerca. Ya llega. Qué buena patada en los cojones tiene…

No terminó la frase, cuando ya va "el Ajo", se le acerca al árbitro , pega un Rebuzno hijo puta tan tremendo que, vengándose del penalti sufrido por su equipo, le da una patada alevosa en la entrepierna, que le hace tambalear tanto, que, confuso, aturdido y dolorido, se retira por la puerta grande haciendo juramentos, y deseando dejar el arbitraje para sentirse libre de tanto riesgo.

El árbitro se atiene a lo mejor del hombre cuerdo. Se vuelve a ellos, y les dice:

-Lenguas viperinas, tanto ardor, tanto esfuerzo, empleadlo en saber Rebuznar a tiempo.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers