Dulcinea del Toboso

Escrito por Daniel de Culla el . Publicado en Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

0
0
0
s2sdefault

"Pues eres Dulcinea ilustre
Enamorante de personajes,
De serafines".

Paráfraxis al poeta andaluz Góngora

Sé que mi Quijote
Se puede discurrir o imaginar
Pero él es caballero de nobleza
Hijo de la gran Puta
Diosa de los arbustos
Que, regocijado
En los libros de Caballería
Fundados en una supuesta relación
De las facultades intelectuales
Morales y sensitivas
Con la configuración externa del cráneo
Poseído de frenesí
Embelleció los lugares de la Mancha
Gastando o corroyendo su cutis
Dejando el campo al descubierto
Fuera de la comunión o trato
Con otro que no fuera Sancho
U otras que no sea yo
Siempre lejos del gremio de la Iglesia
Con sus mentales pajas
Introduciendo a su caballo en la boca
Y al Asno de Sancho un freno
Con objeto de contener
O reprimir sus movimientos
Expresando con vigor una idea
O movimiento del ánimo
Como cuando, en duermevela
Sueño fatigoso e interrumpido
El se trabajaba a Sancho
Diciéndole:
" Sancho, amigo, eres de color grato
Y poco chillón".

Y yo, que me corro sin freno
Sueño con tener su frenillo en la lengua
Aquí sentada
Debajo de un almendro en flor
Viendo el arrabal y los callejones del pueblo
A unos aldeanos conduciendo sus asnos
Llevando cestas cargadas
Con frutas y hortalizas
A una labradora bonita
Que volvía del campo a la aldea
Decirle a un galán cortesano
Que le pidió llevarle un beso
A una aldeana rica:
"Dadle a mi burra, que llegará primero"
Pensando en el sastre de mi pueblo
Que me tira los tejos
Y, también, en el platero
A quien daré para que engarce
Los calostros de mi amado don Quijote
Que llevaré en el pañuelo
Cuando me la clave en la frente
Cantando la rondeña que canta Sancho:

"Los ojos de tu Dulcinea
Los ojos de tu Dulcinea
Se parecen a tus males
Grandes como tus fatigas
Negros como mis pesares".

Recordando el sainete
De Paco Mandria y Sacabuches
Cuando dice:

"Yo he nació pa queré
Y a luego pa peleá"

Pues sé que yo soy para ti
Más bella que Lindaraja
La bien amada abencerraje
Del valeroso Moro Gazul
Y más amada, todavía
Que la hermosa Zaida
Concubina de Abenamar
Moro de la Morería
Por quienes te adelgazas en pajas y pajones
Viéndote inútil o superfluo
Porque lo que te cuelga está demás
Y no es necesario decir
Pues, a veces, me obliga a gritar:
"Vete o idos noramala, a paseo"
Pero no quiero
Que en la parte de mi cabeza
Comprendida entre las sienes
Las cejas y el nacimiento del pelo
Se describen tus hazañas
Y excusado es que expliques
La razón de lo que haces
Si no déjame que te coja las palmas
Te diré los secretos del alma
Como me hicieron las gitanas
A las puertas de la Alhambra.
Que, al leerme las manos, me dijeron:
"No 8 Do"
Que es decir "tu Amado: "No madexa Do"
No te ha dejado.

El canto de coplillas populares
De unos zíngaros
Gitanos de Italia y del Oriente de Europa
Que deambulan de pueblo en pueblo
Me hizo sentir en los versos de Ziryab
Poeta y músico
De la corte de Abderrahman II
Ocupando un lugar distinguido
En el verso morisco
Dedicado a Zaida
Hija de Mohamed ben Abad, Motamid
Último rey musulmán de Sevilla
La más bella de las moras
Cuarta mujer del rey de Castilla y León
Alfonso, el conquistador de Toledo
Y madre del infante heredero Sancho
El cual perdió la vida
En la batalla de Uclés:
"Bella Zaida de mis ojos
Y del alma bella Zaida"
Respondiendo yo al canto
Con el verso del romance burlesco de Góngora:
"Al son de mi pandero
Que a su gusto suena
Deshago caballeros
Que es buena moneda"
Y cual zalea de la res
Que ha medio comido el lobo
Y que el pastor lleva al amo
Para disculpar su falta en el rebaño
Me digo en el punto imaginario
De la esfera celeste
Situado en el encuentro de ella
Con la vertical del espectador:
"Fresca y regalada
Dulce recreación soy de pollas".

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers