Dar latidos el perro

Escrito por Daniel de Culla el . Publicado en Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

0
0
0
s2sdefault

Alisaba la cabeza de mi novia
Rayándole enteramente el pelo
Y ella me mesaba repetidamente la barba
Arrancándome un pelo
Mientras escuchábamos una conversación
Sobre la remembración de las muertes diarias
Que tienen mella
En los labios y los párpados de los ojos
De la prensa vueltos hacia fuera
Anunciando que la función dada
Al "Je suis Charlie"
No era más que un "remedión"
Función con que se suple
La anunciada en un teatro
Cuando esta no puede ejecutarse
Colocándose los jerifaltes de las naciones
En el remiche
O espacio que hay en las galeras
Entre banco y banco
Con extraordinaria concurrencia
De mercaderes y negociantes
Dejando enteramente muerta la muerte
En el canal o hueco
En que las ventanas se ajustan sobre la corcheta
Pues "la muerte llama a la muerte
Y varea y menea los olivos
Para que suelten la aceituna
Dando latidos el perro
Anunciando
Que el crimen mortal es un remedo de la muerte
Ejecutada generalmente por burla".

Que así fue por los realces o bultos
Que quedaron sobre las mesas y en el suelo
Tomando la vida el hábito del crimen y la muerte
Por quienes sostienen que no puede haber salvación
Fuera de las falsas creencias y embustes religiosos
Cayendo en pequeña hijuela de acequia de sangre
Los asesinados de ayer, de hoy y de siempre
Por afirmar que "ninguna creencia
Merece veneración y culto
Si para besar y dibujar las cosas materiales
E inmateriales
Necesita de la maestría del ultraje y el asesinato
Como tampoco
Que a los gemidos
Lamentos y muestras de dolor
Que excitan la compasión y la lástima
Se les cargue con el peso de la opresión
Con síntomas que ocultan
Su verdadera naturaleza autoritaria
De crimen revertido
Naciendo en la huerta
Lo que no siembra el hortelano
Quitando o haciendo perder
La garantía o fianza de humanidad
Que se tenía concedido.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers