Sacrismoche

Escrito por Daniel de Culla el . Publicado en Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

0
0
0
s2sdefault

Mientras nuestros bandoleros y forrajeadores entrar entran y salen a saco, tengo presente al sacrismoche, saco de tonterías, de vulgaridades, amigo del chantre Aparicio de la Catedral vieja de Salamanca, caritativo y perseguidor, escoriado en su amor por la calentura en la punta de su capullo armado de todas armas, que la beata Concha entendía "amado de todas las almas".

Cristiano honrado del culo, con lampacilla con una torcida para alumbrar el ano en la iglesia, su casa, con olor a crucifijo de madera que el obispo don Jerónimo regaló y clavó en las aristas del crucero sacro, la última de las vértebras de la espina dorsal, digno de nota exclamó:

-Antoñito, ven acá, hijo amado, que tengo que enseñarte un pajarito, mientras el padre está en misa en sacudidora mística para quitarse el polvo de una erección.

-Venid pajarillo, dijo el chaval, apodérate de Jerusalén y pon fin al reino cristiano

-¿Qué tal, Antoñito?, preguntó el sacrista, gozando el detalle del cuerpo inferior del patio del colegio del Arzobispo.

-Muy bien, sacrista, respondió el chaval, le he encerrado dentro de mi habitáculo. Y se tiró un pedito.

--Estupendo, chaval, exclamó. Tú que pitas, pitarás, ruante, que pareces el pavo representado en el escudo heráldico con la cola abierta.

-Daniel de Cullá

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers