De Allende el río Popo

Escrito por Daniel de Culla el . Publicado en Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

0
0
0
s2sdefault

"Robando y robando, político a casa". Esto decía una señora que avivaba la lumbre para que cociera el puchero. Su suegro, a quien solo le faltaba un canto de euro para hablar y despotricar, dejó de trasflorar la pintura sobre un metal, y dijo:

-Ahora, dentro de poco va a comenzar el sermoneo y las monsergas políticas, trastornando y revolviendo nuestras mentes para pasar un poder de una cabeza de gorila a otra de orangután.

-Ya lo dijeron nuestros traseros, nuestros antepasados "que siempre son los mismos perros con distintos collares bendecidos por la Iglesia", dijo la nuera.

El abuelo, que traspasaba sus ojillos picarones de un pecho a otro de la nuera, volvió a decir:

-La democracia transfigura la represión atravesando con un arma o porra los ideales de los trabajadores. Los políticos están todos trasfollados, y el alifafe que tienen en la parte anterior del corvejón es el que les guía según si es bicolor o tricolor.

La nuera le miró de tal modo que le hizo mudar de porte. El creyó que le metamorfoseaba, pues, sin darse cuenta, se atusó con amaneramiento el único pelo largo que le quedaba en la calva; lo que le hizo recordar la doctrina biológica que explica la formación y transformación de las especies vegetales y animales de otras anteriormente existentes producidas por selección sexual. En este instante pensante, supo que el padre de su padre fue un maricón, que estuvo del lado de allá.

El abuelo siguió:

-Sí, ahora los trashogueros, los perezosos y maleantes que van en busca de un puesto político y del poder, mientras los demás salen a trabajar, vendrán a contarnos chismes y embustes, y a darnos rancias promesas.

Mientras decía esto, estregaba o frotaba dos programas de distintos partidos, como hacían los primitivos para hacer fuego.

Y siguió:

-Tu marido, mi hijo, está algo trasijado. Parece que no le das de comer ni beber, pues tiene hundidos los ijares.

-Eh, abuelo, no diga tonterías, replicó la nuera. Sé que trabaja, y mucho. Hoy, por ejemplo, le toca cubrir las tejas en un tejado y las hojas de una ventana. Pero, le tengo preparado una buena olla, como la del día de nuestra boda. ¿De qué ríe?

-Río, porque sé que trabajando no hay tiempo para traslapar la o…polla.

-Pero, abuelo, exclamó la nuera en forma reprensible.

La luz que pasa a través de la ventana hacía brillar la virola de hierro que refuerza el cotillo del mazo de jugar al mallo, que el abuelo tenía entre los pies; y, a través de sus gafas se reflejaban al soslayo sus ojos rientes.

Siguió el abuelo:

-La política es un juego dentro o fuera de comercio, por delante de cuerda o por debajo de cuerda. El alma rastrera pasa de un cuerpo a otro en metempsícosis de fullería.

-Dices verdad, abuelo, dijo la nuera. Ahora vendrán a convencer o persuadir a una a que cambie de afectos o inclinaciones de voto. Que, ahora, viene el transfugar y el trascagar de los popolíticos para, a fin de cuentas, dar al pueblo cantonada o esquinazo.

-Sí, si, exclamo el abuelo. Abatirán mucho el barco, la popa hacia sotavento, de allende el río Popó, y engañarán a los puntos los banqueros.

Rieron los dos. Mucho. El abuelo volvió a atusar ligeramente su único pelo, sintiéndose endurecido, tieso, amorcillado; pero, por falsa educación, no podía decirle nada y, menos, enseñárselo a ella.

-Daniel de Cullá

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers