Descojone

Escrito por Daniel de Culla el . Publicado en Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

0
0
0
s2sdefault

-Se me hacen insoportables las entrevistas y los debates políticos. Me dan ganas de cagar.

Esto acaba de decir Pitirosporo, un bacilo azulito, estiloso, con cuerpo en forma de botella, y que se considera hongo parásito del ser democrático.

Está reunido con Penicilio, hongo socialisto, también parásito; Sacaromices, una hembra que llaman "la Setona", ¿Por qué será?; Tricofitón, joven pretendiente de un gobierno en el país trilero de Jauja, a quien llaman "Hongo de la Tiña"; y Microsporio, joven alternativo atacado constantemente por él.

Están en Tardajos, villa de la provincia de Burgos, donde han hecho un alto en su camino peregrino hacia Santiago de Compostela, para visitar la tumba del famoso "Matamoros", en Galicia.

Han colocado sobre una mesa de piedra un Tárgum, o libro judío que contiene las glosas y paráfrasis caldeas de las Escrituras, comprado a un vendedor en el mercadillo de guarrerías de la plaza de España, en Burgos capital.

Cual Milabros, ciertos insectos coleópteros gigantes, azulados unos, variables como la flor de la achicoria, otros, desojan el libro como quien desoja una ramita de panoja o le sacan al olivo la aceituna agarrando la rama y haciendo que resbale la mano a lo largo de ella, lo que les hace reír, y exclamar a la Setona:

-¡Qué descojone¡

La cabeza de la Setona parecía la cúpula de san Pedro en Roma; sus ojos, como sacados de los frescos de la Capilla Sixtina; sus pechos dos luceros migueros, que anuncian a los niños y a los pastores del sexo la hora de la mamada; su bajo vientre, es una cazuela miguera sostenida por dos postes o pilares que señalan las millas en los caminos del lupanar "Mil Amores", abierto a las mil maravillas y esperando al soberano temporal y espiritual del Culo.

-Milady, pronunció mal Microsporio. Aunque ninguno de nosotros va a votar estas generales, ¿a quién darías tú el voto?

Ella respondió:

-A quien me diera millares de Euros, y me metiera su espiguilla por el lado estrecho.

Todos rieron a más no poder. Tanto, que fue algo milagroso. Como sus ojos nadaban en lágrimas de risa, se nublaron y vieron formas y figuras del tamaño del pijo, como, por ejemplo: a Juliano de Médicis abrazado a su erección; a David orinando sobre el mármol; al esclavo moribundo haciéndole una mamada a la muerte: a muchos senadores de Roma saliendo de la escalera del culo de la Setona, cual tirapedos.

Cuando se secaron las lágrimas, frotándose con las manos los ojos, dejaron todo, cogieron unas cochinillas, milpiés, intentando escribir cada uno de ellos en la suya, "paraíso perdido", al tiempo que las campanas de una iglesia tocaban a arrebato, al estilo del campanario de la iglesia de el Toboso, escuchándose que la Setona decía, ordenando:

-Fulano, no me toques nada.

-Daniel de Cullá

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers