Antonio Machado por una vez ermitaño

Escrito por Daniel de Culla el . Publicado en Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

0
0
0
s2sdefault

En la Ermita de san Saturio, en Soria
Sobre la cueva de Peñalba
Donde los templarios de san Polo
Castigaban su lujuria paisajística
Dibujando en sus piedras ángeles y demonios
Admiro su entrada como lo hiciera Machado:
Una entrada cual órgano femenino ya vetusto.

El ermitaño Poeta, ahora está aquí
En una de sus salas capitular
Contemplando el bello paisaje
E inmortalizando el paseo
Entre san Polo y san Saturio
Versificando los Campos de Soria
En Campos de Castilla:
"He vuelto a ver los álamos dorados
Álamos del camino en la ribera
Del Duero, entre san Polo y san Saturio
Tras las murallas viejas".
El Poeta se siente ermitaño
Con bordoncillo episcopal
Inspirando sus poemas
El agua del río y el álamo coloquial
Echando en falta una novicia
O una madre superiora
Que él ha venido aquí, a esta cueva
A recluirse y castigar su lujuria de cuento
Un cuento para sus amigas del alma
O señoras de la vida
Al fin y al cabo
Para una niña cantada
En las veladas del sentido
Un culto bien humano
Para un ermitaño poeta tunante
Quien
Aunque los críticos rastreros
Saludadores cual curanderos
Que curan soplando hojas del álamo
Le hayan llamado "Corusco de Poesía"
Porque a una niña resplandeciente
De quince años
Pura y casta
Le desabrochara la blusa
Abalanzándose sobre ella
Besándole sus pechos de novicia
Como hiciera el Unicornio, en su fábula
Que el poeta leyó
A orillas del Duero
Ese animal unicornio que mamó
De una doncella y, ella
Alargando la mano, aferro el cuerno
Llevándole a los labios
Como un entremés servido
En la mesa del refectorio de un convento
Fórmula unisecular de la noche del sentido
En la Mística universal
Interesada esencialmente
En las celebraciones de Amor
Cuando el Amado se encuentra con la Amada.
Machado, ermitaño Poeta, peca y se confiesa
Mientras el río Duero
Mantiene un pleito eterno
Con la hojas de los álamos que caen
Apuntando el río su calidad pastoril
Pues hay en sus aguas como un sexeo, de sexo
Que atavía el ámbito y circunstancias
De esas parejas que
Después de hacer sexo
Escriben su nombre dentro de un corazón
Dibujado sobre la corteza del árbol.
Así, Antonio Machado, desde su Verso
Reclama que es un cordero de dios
Que espera, confiado
Que las pastoras le traigan vino y buñuelos
Como se lo hacían a san Polo y san Saturio
Para ellas, mancebos hermosos
Con barba mal trazada
"Que hay que rasurar".

-Daniel de Cullá

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers