¿Es Jesús, el pastor o un alienígena?

Escrito por Daniel de Culla el . Publicado en Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

0
0
0
s2sdefault

Estaba el pastor subido en la última cresta del montecillo, desde donde se escuchaba la música que venía de la plaza del pueblo, a la hora del vermut bailable con pasodobles, para dar capricho a los mayores, pues estaban en fiestas.

Con su cirio, como él le llamaba al pene, fuera del pantalón, puesta en la una mano, orinaba sobre las ovejas, como un clérigo o fraile desde el púlpito dirigiéndose a las almas del rebaño.

Después de haber hecho la micción, bajó del montecillo, recogiendo las ovejas en su aprisco, dirigiéndose, con su paso y bizarro meneo, a una caseta de piedra con techo de tejas rojas y curvas, que él llamaba "la cueva de Atreo", en recuerdo del rey de Argos y de Mecenas, abuelo de Agamenón y Menelao, donde él, al cabo de las bragas de las pastoras, cohabitaba, colgando sus pendientes y brazaletes en un clavo largo, y donde el yacía sobre hojas de parra.

Todos los días, y a esta misma hora, hacía su "Angelus", como él lo llamaba. El veía a sus ovejas como muchos culos pegados e hinchados, a falta de una guirnalda de pámpano, sarmiento verde, tierno o delgado, pimpollo de la vid.

Sucedió que un día, unos jóvenes medio borrachos, vecinos del pueblo, que estudian en facultades del Rebuzno en Madrid o Barcelona, dejaron el baile del vermut, y, con gran algazara y ruido, como militronchos o tontos de capirote con tamborines, fueron a ver qué hacía el pastor, diciendo uno de ellos: "verás cómo se folla una oveja".

Cruzaron varias hectáreas de campo cereal ya cortado y seco y, cuando ya estaban no muy lejos del montecillo, justo al lado de un arroyuelo de agua de manantial, más bien de aguas freáticas, pues muy cerca había habido un criadero de cerdos, un satirio, especie de rata acuática, se presentó ante ellos, cual aparición divina, diciéndoles:

-No molestéis a Jesús, el pastor, que es un alienígena, que con la mano diestra pasea su orina sobre las cabezas de las ovejas, y que si queréis verle follar con alguna de ellas, tendréis que ir a su caseta de piedra, y no entrar hasta que se peda, que es la hora de su "Angelus", cuando él se beneficia de alguna oveja micomicona, como lo hicieron don Quijote y Sancho Panza, cuando podían, claro, pues, casi siempre se corrían, Sancho en las alforjas, y don Quijote en el yelmo de Mambrino.

Extraña risa cubrió las bocas de los jóvenes estudiantes en cátedras de Rebuznos, que hizo que se dieran la vuelta, para volver a la plaza del pueblo, echando a correr, cuando vieron a una vieja que chupaba un pámpano verde a la entrada del pueblo, viuda del tabernero, sentada en un poyete junto a la puerta de su casa, gritándoles:

-Malcriados, hijoputas, que no sois más que hijos de ricos de baratillo, fortuna criminal, y fe embustera; pipas, chicles, caramelos, ¡hay plan¡

-Daniel de Cullá

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers