Jugar a las canicas

Escrito por Daniel de Culla el . Publicado en Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

0
0
0
s2sdefault

Hoy nos hemos propuesto jugar a las canicas, recordando los tiempos cuando éramos niños. Yo me pongo a hacer los agujeros en la tierra donde habremos de meterlas. Estamos muy cerca de la torre de Canet de Mar, en Barcelona. Estamos Yo (el borriquito delante para que no se espante), Juan de San Vicente, de Arévalo, en Ávila; su mujer Gertrudis; Fernando, que vive en Madrid, en las Salesas Reales; Cibeles su mujer, y la mía, Aquitania. Somos ya algo maduritos y el agacharnos o ponernos de rodillas para tirar las bolas de cristal chiquitas, desde una distancia establecida hasta el agujero, hace sonreír a los transeúntes. Algunos niños se nos han acercado. De un radio casete se escucha la música de Mystery "In my Head". Yo le digo a Juan que, cuando termine Mystery, ponga a September Mourning en su "Before the Fall".

Fernando propone que juguemos a "Venganza Social", y que, cuando arrojemos la canica, soltemos una sentencia o exabrupto al estilo de Gonzalo Gutiérrez de la Calleja, capitán de galeras, llegando una vez a la vista de Londres, en Inglaterra. Antes de comenzar, le pregunté si sabían que Canica es la canela silvestre de Cuba; y que Canicas es el nombre antiguo de Cangas de Onís, en Oviedo.

Comenzamos a tirar cada uno su canica desde el apretón entre el dedo índice y el pulgar. Ahora está sonando Tezaura, con su "Heavenhell", que nos encanta. Parece que estamos tejiendo con las bolitas el suelo. Un canículo o perro nos pasa ladrando.

-¡Qué cabronazo el perro¡ exclama Juan. Ahora está haciendo caninas. Menos mal que su caninera las recoge en un bolsita de plástico azul.

-Venga empiezas tú, primero, Juan; por hablar.

-Esta canica es una alegoría del ingenio, dice. Al tirarla, exclama:

-Para que la trama criminal y mezquina del latrocinio y prevaricación institucional desaparezcan.

Juan no logró meter la canica en el agujero. Ahora, va Fernando:

--Que el pueblo consiga vencer y dominar el sacro fascismo de esta tierra trágico cómica, matarife de todos los animales, en especial el toro de lidia, y las especies de nuestra Madre Tierra.

La canica se quedó justito al borde del agujero, sin entrar.

Ahora va Gertrudis:

-Ya va siendo hora que a todos los machotes de la Política y a todos los Pedófilos de Clerecía se les clave una estaca en la sien, a ver si les entra la Razón.

Su canica empujó a la de Fernando, que entró, quedándose ésta bastante retardada del agujero.

Ahora va Cibeles:

-Que alguna vez podamos entonar la canción del Amor, la Solidaridad y la Libertad para ensalzar a los refugiados, "los más benditos de los seres humanos", a quienes desprecian los crueles y desalmados Estados.

Su canica entró. Todos gritamos al unísono: ¡Bravo¡ Estupendo¡

Ahora va Aquitania:

-Hay que mantener fiel el texto bíblico en lo fundamental del marco de la acción: que la Burra de Balaam y Borak , la burra de Mahoma, se besen y se crucen al igual que Bilitis y Melissa en el poema de Pierre Louys, y que su significado no se desvíe de su fuente lesbobíblica.

La bola entró. ¡Bravo¡ Estupendo¡ exclamamos todos.

Ahora, Yo:

-Que todos y todas seducidos por la Religión y por amantes jodedores de su puta madre, trastornados, puteros o criminales a divino, encontremos finalmente no el falso amor, el embustero, sino la muerte de todos ellos, alentada en los deseos de Herodes y Salomé.

Mi bolita pasó largo del agujero.

-Perdiste, exclamaron todos.

Enamorado, miré a Aquitania, mi mujer, y ella fingió no corresponder a mi afecta mirada. Las canicas se las regalamos a los primeros chicos que nos estaban mirando.

Al ir a apagar el radio casete, estaba sonando "Bullet", de June Divided.

-Daniel de Cullá

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers