Santa Guapalupe de Navas de Riofrío

Escrito por Daniel de Culla el . Publicado en Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

0
0
0
s2sdefault

Una hora antes de las 13:30, del día 31 de Julio
En el Hospital Universitario de Móstoles, en Madrid
Se deshojaba sobre la cama de la habitación 734
Por parada cardiorrespiratoria
"La flor más bella y santa"
Como decía el doctor Garbanzo
Del Hospital Gómez Ulla.
La única virgen y santa hembra del día
Entre los machos Ignacio de Loyola, Fabio
Calimerio, Demócrito, Segundo, Dionisio
Germán, Firmo y Juan Columbino
Esperando no vayan tras de ella
Y la empotren contra las puertas del cielo
Antes de entrar en la Gloria
Pues ella es la más casta y pura
Sierva y amorosa de Dios
Concubina teológica su alma.

Mujer cristiana ligada al ágape de dios
Que sabe a nada
Ahogada espiritualmente con cada una de las cuentas
De palo santo de Jerusalén que forma su rosario
Siempre con ella entre sus manos.
Por culpa de una obstrucción intestinal
Su intestino estaba metido en tinta de agallas
Para recibir después el color negro de la muerte
Que con velo blanco
Y corte de vestido de raso blanco
El taimado y codicioso Demonio de grandes bríos
Con esquizofrenia paranoide
La esperaba tras la puerta del lavabo
Para ponerle el rosario
Y ahogarle su garganta.
Dos querubines de sexo femenino, dos Marías
Están a cada uno de los costados de su cabeza
Mientras la muerte a ella le rompía las sienes
Y le hacía estallar el corazón
En parada de vía muerta.
Ella, Santa Guapalupe de Navas de Riofrío
Quería agarrarse a la Vida agarbanzada
Parecida a Garbanzo, novio imaginario
A quien quería y amaba
Que amores platónicos guarda
Pero no pudo por amarres de ideación delirante
Y cual estrella de mar extendida
Cual santa místico religiosa
De años de evolución
Se aferró a las anclas de las barras de la cama, para ella
Alteraciones sensoperceptivas en forma de alucinación
Agarrándose con fuerza a ellas
Porque veía la vida luchar contra la muerte
Y a la doctora, enfermera y auxiliares
Juntados en cuadrilla
Queriendo prender al polizonte o corchete del Demonio
Que, en un descuido, le había entrado por la boca
Hasta el intestino
Que llenó de mierda y de su muerte
Asiéndose ella fuertemente con las manos
Con dedos fuertes
A los brazos de los dos Querubines hembras
Braceando lo más posible
Encogiéndose, doblando mucho el cuerpo hacia el suelo
Que nunca le había hecho gracia
Pues, ahora, no podía andar por él.
La muerte era un ave zancuda
Haciendo ademán de ocultarse en el lavabo
Para no ser vista:
Estaba preparando su muerte
Para darle garrote o torpor
Entumecimiento de los miembros
Por medio de un palo.
A las Querubines hembras se les oyó decir:
"La Muerte con su cuerpo
Ha construido una figura de dolor grotesca.
¡Parece una roca de cristalización divina y confusa¡"
Santa Guapalupe estaba preparada sobre las afufas
Lista para fugarse con dios.
Ella era como Afrodita, la planta en botánica
Cuya reproducción es ajena
Al concurso sexual:
Desde la pubertad
Su excitación sexual se dislocó
Por un golpe que sufrió en su cabeza
Dado por un cafre de Madrid
Que le dañó el cerebro
Afligiéndola mucho
Y produciéndole congoja, sentimiento muy grande
Aflorando su fervor en la oración con Dios
La Virgen del Henar y sus santos predilectos: Amaro, de Burgos
Y Antonio de la Florida, de Madrid
Porque no se le pasó la angustia
Y no volvió, nunca más, otra vez en sí.
Ahora, viéndola que la bajan, metida en su caja
Al verla ahogada en el pozo
Todos lloramos de dolor
Mientras los enterradores
Amarradas las cuerdas con que la bajaron
Calculan la cantidad de tierra que hay que poner
Para que su alma pueda salir en un tiempo prudencial
Dejando las coronas de flores y los centros
Los más bonitos de la Funeraria La Almudena
Junto a las cruces del Cementerio
Para que echen nuevos brotes
Y ella vérselas con su Dios
Que la sacará del hoyo
Y la llevará a su casa
Mientras una cuñada
A la que quería un poquito
Fumando está un cigarrillo de marca blanda
Mientras yo le canto una seguidilla burlesca
Que le cantaba a Guapalupe
Cuando iba a visitarla a la Residencia de Mayores
De Villaviciosa de Odón:
"En la puerta del cielo hay un santo meando
Ha llegado un gato negro, el diablo
Y le ha estirado del rabo.
El gato estira que estira
El santo goza que goza
¡Padre mío San Pedro
Que me estalla el nabo ¡"

-Daniel de Cullá

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers