Femen

Escrito por Daniel de Culla el . Publicado en Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

0
0
0
s2sdefault

Es maravilloso ver a las Femen con su buena porción de carnales protestas consagradas contra los estigmas del capitalismo y la religión, dando pie, a pesar de ellas y por ellas, a que los represores de todos los estados por donde pasan, con fruición, y cayéndoseles la baba, hagan cartapacios de hojas encarnadas conteniendo material suficiente para que sus esbirros y arpías avienten la paja y amontonen los huevos en una colección de Jurisprudencia guardada en rincones con olor a pies o queso manchego.

Me sorprendió, y me sigue sorprendiendo esta femen Aliaa, acopiada como todas sus compañeras al asalto, tal cual la parió madre, y sus peripecias que comprendo y conozco; pero mi hombría de bien (es un decir religioso fálico tradicional, que me inyectaron por el culo, cual supositorio sacro facha), ahora erecta, que sostengo en mis manos, rica y representativa del machismo tradicional, salvada la burrocracia inexcusable en metro de verso, sigue alargando en demasía la extensión de mis lomos, cual romancero que romancea su métrica propia que consiste en repetir al fin todos los tabúes propios cual Asno que Rebuzna a la princesa de turno.

Canciones carnales de protesta y juegos femeninos en rebeldía son las muestras que nos dan estas sublimes y bellas chicas, que hacen con su protesta más contrapeso por el lado de las tetas, lugar que eligen los represores y los arpías para agarrarlas o derribarlas, al estilo del trompo que ha de derribar unas piezas en el juego de la Romanina. Por cierto, que alguien me ha dicho que ha leído que, cuando fueron apresadas en Rusia, un represor o arpía le arrancó unos pelitos del pubis a una, que destacaba en la protesta, y los guardó en un tubito de cristal, de esos en los que se guardan abalorios para hacer pulseras o collares, que se compran en la Boutique del Botón, seguramente para recordar, y por devoción, que arrancó con brevedad y rebaba los pelitos por encima de la abertura.

También, me cuenta que, por aquel entonces, un español amigo suyo del Club de los 60, (siempre hay algún español en todas partes), visitando junto con rusos, europeos y americanos el Museo Nacional de Arte Erótico, de San Petersburgo, en Rusia, admirando el pene de Rasputín, "el monje loco", que voló de su cuerpo cual murciélago, y que deambuló por Europa, una vez su cuerpo desmembrado, cayendo en brazos de una hortelana que plantaba pepinos de mar desecados, que agradaban muy mucho a los doctores del Centro de Próstata de la Academia Rusa de las Ciencias, bañado en formol, le dijo que si, contemplándole, le gritas ¡Femen¡, el pene se excita y salta dentro del frasco, cual trangallo o palo que se pone al perro de ganado, pendiente del collar.

Lo bueno es que esta carnal bronca de estas chicas no está sufragada por alguna institución con fines políticos, electorales o de latrocinio solidario, que se trata más bien del esfuerzo colectivo y agresividad femenina realizada por unas amigas que, al salir de propio intento y al aprovechar cualquier viaje mistificador y político, castrador o religioso, gritan contra esa Economía global impuesta del desprecio al ser humano y la Libertad, que nos sojuzga, domina y somete, despertando nuestros anhelos, dando a nuestras vidas esa su amenaza carnal con jactancia de valor propio. Así, sus textos enriquecen nuestros cuerpos, destinados, ambos, a sanar el cuerpo social que adolece de mucho misticismo y machismo.

Yo, ahora, y perdonadme Aliaa y mujeres Femen, ronco, como el gamo cuando está en celo llamando a la hembra, y adoro vuestras armas de asta o pitón, y vuestros cuerpos parecidos a las alabardas, destinados a sanar el cuerpo y a curar el alma que siguen caminando por rutas de a pie y de herradura sacro facha.

-Daniel de Cullá

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers