Del Yo literario y los otros

Escrito por Daniel de Culla el . Publicado en Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

0
0
0
s2sdefault

RETRATO DEL YO

Yo escribo a yo, para yo. Como escritor constante y paciente de la vida, resisto las adversidades y placeres con mi "alter ego" que no es más que un par de bueyes que se uncen juntos para trabajar la yugada de las letras yuxtaponiéndose.

Este matrimonio en uno del Verbo y la Palabra, es un matrimonio a yurras, celebrado sin presencia de párrocos ni de padrinos ni testigos. Es un convite a celebrar uno consigo mismo. Es la piedra circular sobre la que da vueltas la escritura. Y no se necesita de autores económicamente encumbrados ni de otros que se pegan por aparecer en la miseria del espectáculo de las televisiones o en el catálogo del "libro más vendido", nunca mejor dicho, el mejor vendido a interés más espurio, falso, adulterado, degenerado de su origen de creación y verdadero.

Por otra parte, si consigues presentarte ante estos autores encumbrados, y les pides ayuda o algo literario, lo único que consigues es que tus pretensiones se acaben con un apretón de mano y con la otra señalarte la puerta de salida, con la indecencia de no haberte ofrecido ni un café o un refresco. El verdadero autor no necesita de estos otros, o como diría Stirner: "Todo lo que me une a otros, o todo lo que tengo en común con otros, es sólo relativo respecto al carácter absoluto de "mi" unicidad.

También hay yugo literario para un solo animal, que puede caer en el egoísmo o el solipsismo moral, claro que sí, como en Max Stirner (El Único y su Propiedad). El escritor para mí, como para él, es el individuo soberano. Siendo la escritura como el armazón de madera en que se montan las campanas en las torres para voltearlas y el "alter ego" ese pequeño artificio constituido por dos botones apareados por medio de una cadenilla flexible que se emplea para sujetar entre sí dos prendas.

Lo que me hace recordar el "Retrato del novio", de la Poesía tradicional, a quien, en las vísperas de su casamiento o bien en los convites, se le hacían amonestaciones, como ésta:

Amonestación: - ¿Qué tiene Paquito debajo del pelo?

Todos: - La frente

Amonestación: - Mala patada de mula valiente

En esa divina y preclara frente.

Un santo de cabra, es

Me cago en su alma, ¿y usted?

Todos: - Nosotros también.

-Daniel de Cullá

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers