Estampa perruna costumbrista

Escrito por Daniel de Culla el . Publicado en Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

0
0
0
s2sdefault

Desde la ventana de la cocina de la casa de mi amigo
Que da a la fachada de la Casa Consistorial
Mientras mi amigo duerme como un lirón
Donde, en este momento, me desayuno café con leche
Con cinco tostadas de pan bien frito
Veo una bella estampa de amor desesperado y de cariño
De un perrillo salinero, ratonero con vida y con corazón
Que dicen ser del hortelano, que ni come ni deja comer
Quien, como un rondador desesperado
Echa su tiempo a una perra, entregándose al vicio
Jugueteando con ella.

Perra de lanas bahía
Que está echada en el suelo sobre sus cuatro patas
Junto a la puerta principal del Ayuntamiento
Intentando él darle el postrer coletazo de ese viejo asunto
Del mete y saca del amor ya cantado en el Siglo de Oro
Montándola y montándola por ver por donde la entraba
Sin inmutarse la perra mientras duraba la función
Que me recordó a la beata de dios en la iglesia consagrada
A aquel viejo bujarrón que me atropelló en el ascensor
O a aquella trabajadora del sexo de la calle la Ballesta
Sobre la que, tumbadaza y abierta de piernas
Cual estrella de mar de romance más moderno
Perdiendo el sexo, echándolo a barato
Pasamos, de uno en uno, cinco amigos
Metiéndola consagrada.
Era sabadillo por la mañana, y yo admiraba lo furioso
Que se ponía el perrillo contra su falta de compostura
Durante el oficio tan humano, más eterno que divino
Intentándosela meter, y yendo, de vez en cuando
A lamerle el morrazo, acusándola de frivolidad en el Acto.
El perrillo volvía y volvía
Como cuando se le deja hacer sobre la espinilla
Y la perra, que era del tío Fulginos, y se pasaba de fina
Como cansada le decía: "Perruchito, que soy casada
Mi marido es marinero cazón, no puedo faltarle en nada
Que si en algo le ofendiere no sería perra cristiana".
El perrillo tenaz, firme y constante en su empresa
Agraviado por su falta de compostura
Cansado de su trabajo de amor de perros
Viendo que no podía atar su perra con longaniza
Festivo, con sobra de suspicacia, alzó la pata
Y, tratándola como a una perra, la meó en el rabo
Diciéndole: "A otro perro con este hueso".
Replicándole ella: "Perro alcucero, nunca buen conejero".
Bajó mi amigo, y, contento y despeinado, entró en la cocina.
Yo le dije:
"Te has perdido el oficio perruno divino, idóneo para galanteos, quedándose mi ilusión sin perra y sin perro".
Contestándome él:
"Guau, en este pueblo, estoy cansado de verlo".

-Daniel de Cullá

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers