De Burgos a Cantabria

Escrito por Daniel de Culla el . Publicado en Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

0
0
0
s2sdefault

Debajo de la ventana de mi chica calabacera, pues siempre que le pido un polvo, me da las calabazas, me dio sueño y me dormí. Sí, me dormí de pie de tanto esperar. Llevaba en el bolsillo unas bolitas de anís y, cuando desperté, comencé a tirarlas a los cristales, pidiendo a gritos que bajase o que me abriera la puerta, pues se me corría el alguacilillo entre las piernas; y si no me abría pronto, aquí vería morir un kiki.

Estando en este trance, advertí que el ocupante y conductor de un coche me llamaba. Justo había parado en la confluencia de la Calle Delicias con la de San Francisco, a la altura del número 28. Un poco espabilado, me voy a él. Me puse a su lado, junto a la ventanilla bajada.

Sobre las piernas tenía un mapa de carreteras abierto por la parte que dibujaba de Burgos a Cantabria. En principio, nada más mirarle, me pareció un tío machote, un oso de hombre maricón, de esos que aparecen en los clubs y hoteles de gays, o en Tom de Finlandia. Le temblaban las manos y el mapa. Yo pensé que tendría principio de Parkinson.

Nada más preguntarle ¿Qué desea?, él me preguntó: -¿te quieres venir conmigo?, bueno, o mejor, ¿me podrías indicar si es esta la carretera que tengo que tomar para llegar a Cantabria?

Me puse más cerca de él, inclinado, metí la cabeza y dirigí mi mano hacia el mapa para indicarle el camino correcto a seguir.

Una vez puesto mi dedo índice sobre Burgos, sentí algo gordo y erecto que se movía. El muy cabrón retiró el mapa al instante, y mostró un pollón de mil diablos, que parecía una clavellina gorda y encarnada, que justo tenía en su punta una lágrima de esperma.

Me quedé asombrado, estupefacto, sin localizar. Me retiré de él y, cuando iba a darle un guantazo, nada más gritarle: -¡guárdese eso, capullo¡ él cerró la ventanilla, arrancando el coche y echando, rápido, a rodar.

Por los pelos se me escapó este cabronazo, sin poder anotar su matrícula, pues estaba llena de polvo.

-Anda y vete por el mundo, maricón, le grité al aire. Que el mundo te dará el pago; que el Mundo también castiga a los maricones malos.

-Daniel de Culla

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers