Un culebrón en plasma

el . Publicado en Varios insolentes

0
0
0
s2sdefault

Si he aceptado escribir en este sitio es porque tengo una relación de amor con la Insolencia. Lo que comenzó como una aventura esporádica donde los brotes de sinceridad se vomitaban con gusto y sin piedad es, a día de hoy y con el paso de los años, una enfermedad esquizofrénica que me exprime y desenfrena…

Me reconozco insolente aunque lo mío me ha costado. No siempre fue así. Tiempo atrás me mantenía dentro de la formalidad preestablecida, machista y jerarquizada que mame de la mismísima teta de una Sociedad que dirigía mis pasos y condicionaba todas mis actitudes. El día que escape de su cuna fue el mismo día que robaron la televisión de plasma, mi única compañía en las tardes de verano sin clientela había desaparecido y fue precisamente entonces cuando decidí que había que renovarse o morir… Morir no hubiera estado mal porque el concepto que tengo del cielo es cojonudo: Jesús es un hippie con vocación de guionista y aunque de momento su obra para conmigo no ha recibido ningún premio, pensé que estaría bien que tuviéramos una charla para explicarle exactamente cuál debía ser mi papel protagonista. Tenía bastante claro que tendría que enfrentarme a un tipo complejo que en la mayoría de las ocasiones se ríe de todos los personajes, pero si continuaba siendo correcta, conseguiría morir de bulimia y escuchar una canción de Metallica mientras me elevaba, porro en mano, hacía el último cielo… el único inconveniente es que siempre tuve miedo a las alturas, no porque no me gusten sino porque cabía la posibilidad de no caerle en gracia y que tuviera que volver de nuevo, no siempre uno está capacitado para mirar a todo el mundo de frente y cuando se mira desde arriba es duro acostumbrarse… Así que la única opción que quedaba era renovarme. Estudie cuál sería el disfraz que mejor podría adaptarse a mi piel y no encontré uno mejor que el de lagarta. La lagartija es un animal muy interesante y que puede convivir en cualquier entorno pasando desapercibido, capaz de sufrir una regeneración celular que yo experimente en mi propia lengua… Si, aunque existieron algunos intentos (desde el cariño) por cortármela ésta creció tanto que libre de toda atadura moral decidió ser una insolente, evitando que enfermedades tiroideas que antes se desarrollaron en mí por parálisis de las cuerdas vocales ahora convivieran libremente y de manera salvaje entre hormonas, dilemas, regímenes y alguna crema antiarrugas… Aunque la televisión nunca la encontré siempre intuí que estaba en casa de algún mal director de cine que había perdido el poco arte que le quedaba y se había dedicado a planear robos de poca monta para financiar algún bodrio de los suyos que nunca saldrá a la luz… lo que uno hace le persigue para el resto de su vida… así imagine que a lo sumo en el futuro colaboraría como "traidor" (tráeme esto, tráeme aquello) en cualquier plató donde se rodará un culebrón barato (el salón de su casa) y desee que se empachará tanto de reality como su vida misma, cerré la puerta, tiré la llave y me dije que nunca más dejaría que nadie me cambiará de canal porque esta vez la insolente iba a ser yo.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers