Moebius (Jean Giraud)

el . Publicado en Plástica

0
0
0
s2sdefault

Jean Henri Gaston Giraud (8 de mayo de 1938, Nogent-sur-Marne, Val-de-Marne, Francia - 10 de marzo de 2012, París, Francia) fue un historietista e ilustrador francés, que se dio a conocer con el seudónimo Gir y el western El Teniente Blueberry en 1964, para luego revolucionar la historieta de ciencia ficción de los años 70 y principios de los 80 con el seudónimo de Moebius y obras como El garaje hermético (1976-1979) o El Incal (1980). Tal fue su fama, que los medios de comunicación de su país llegaron a clasificarlo como compañero de los llamados nuevos filósofos (nouveaux philosophes) franceses.

Infancia y juventud

Jean Giraud nació en Nogent-sur-Marne, un suburbio de París, en 1938. En casa de sus abuelos, cuando se encuentra enfermo, contempla sus primeras ilustraciones, las de una serie decimonónica titulada La vuelta al mundo. Se aficiona a la historieta, ya en el colegio,y estudia en la École nationale supérieure des arts appliqués et des métiers d'art de París, donde entabla amistad con Jean-Claude Mézières y Pat Mallet, y en su segundo año consigue ver publicada su primera historieta en la revista Coeurs Vaillants

En 1955,con 16 años, su madre se casó con un mexicano y los tres se marcharon al país azteca. El joven Jean descubrió allí la pintura, el jazz moderno, el sexo y la marihuana.Dos años después, vuelve a París para realizar el servicio militar, durante el cual desarrollará labores de recepcionista y vigilante de almacenes, primero en Alemania (16 meses) y después en Argelia (11).

Inicios profesionales

Tras dibujar la serie "Frank et Jeremie" para la revista Far West, trabaja desde 1961 como aprendiz de Jijé, uno de los grandes maestros de la historieta franco-belga, colaborando en la realización de un álbum de Jerry Spring. Alcanzó, sin embargo, la celebridad como dibujante del western El Teniente Blueberry, que guionizaba Jean-Michel Charlier y cuya primera entrega se publicó en la revista Pilote en 1964.

Durante unos años leyó exclusivamente ciencia ficción y cuando comenzó a trabajar para la revista Hara-Kiri adoptó el seudónimo "Moebius", que tomó del astrónomo y matemático alemán, aunque, como explica él mismo

no tanto para ocultarme como para inventar algo sobre mí mismo que fuera más allá de mí mismo. Moebius no está detrás, sigue una existencia paralela a la mía.

Las imágenes de Jean Giraud

Madurez

En 1974 formó el grupo de los "Humanoides Asociados" con otros autores como Philippe Druillet, Dionnet y Farkas. Juntos editarían la revista "Métal Hurlant", donde Jean Giraud publicaría en 1975 obras de fantasía y ciencia ficción tan influyentes como "Arzach" o "The long tomorrow" (ésta última con guion de Dan O´Bannon). Giraud también trabajó en la adaptación cinematográfica de Dune, llevada a cabo por Jodorowsky y que nunca fue completada.

La lectura de Carlos Castaneda, que conoce a través del polifacético chileno, le impulsa a emprender un nuevo rumbo, manifestado en obras como El garaje hermético (1976).En el terreno personal, Jean Giraud, que estaba casado, era en 1977 padre de dos niños, y vivía en el campo, donde llevaba un régimen estrictamente vegetariano, siendo aficionado al kárate y a la música.

En 1978 se celebra la primera exposición de dibujos suyos en Italia, concretamente en "Macondo", un local milanés.

Paralelamente a su labor como historietista e ilustrador, Jean Giraud ha participado en los diseños de multitud de películas, como "Alien" (1979), "Tron" (1982), "Masters del universo" (1986), "Willow" (1987) o "Abyss" (1989), donde ha inspirado con sus dibujos el desarrollo de la escenografía, siendo galardonado en varias ocasiones por esta actividad. George Lucas también usó uno de los diseños de Giraud para la Imperial Probe Droid en Star Wars Episodio V: El Imperio Contraataca.

En 1980, inició con la saga de "El Incal" su fructífera colaboración con el guionista Alejandro Jodorowsky. Diseñó al completo el largometraje Les maîtres du temps de René Laloux (1982) y la adaptación americano-japonesa de Little Nemo de Masami Hata y Bill Hurtz (1990).

Desde el año 1988, cuando vio Akira, ha sido gran fan del estilo de dibujo japonés, en especial de Katsuhiro Otomo y de Yukito Kishiro, y sus obras se han visto influenciadas por este hecho.

Últimos años

En los últimos años, Jean Giraud ha potenciado su trabajo como guionista, encargándose de la serie Blueberry tras el fallecimiento de Jean-Michel Charlier en 1989. También escribió Cristal Moteur para Marc Bati, un remake de Little Nemo para Bruno Marchand e Icaro con dibujos de Jirō Taniguchi.

Participa como diseñador en "El quinto elemento" (1997) y aborda el terreno de los videojuegos. Colaboró de esta forma en Panzer Dragoon (1995) y Seven Samurai 20XX (2004), diseñando a todos los personajes.

Al cumplir los 65 años, decidió dejar la marihuana y emprender un diario para reflejar la experiencia, que acabará dando lugar a Inside Moebius, una metanarración en la que sus personajes (Arzah, Blueberry, etc.) se enfrentan a su creador.

Estilo

Es un autor con gran capacidad para el dibujo y con un amplio abanico de estilos que es capaz de combinar de forma coherente. Su obra El garaje hermético, una de las más relevantes y experimentales, le sirvió como medio donde explorar diversidad de posibilidades gráficas y para reinterpretar diversos estilos:

  • Estilo más naturalista y académico en el cual usa las manchas de negro para separar planos y generar volumen.
  • Estilo de dibujo sintético donde una línea pura define las figuras, con una representación cercana a la caricatura.
  • Estilo cercano al grabado calcográfico, dónde la trama manual define los volúmentes y las sombras, sustituyendo la mancha, con un grafismo recargado y detallista.

Legado e influencia

En pleno auge de su fama a finales de los 80, Ricardo Aguilera y Lorenzo Díaz podían afirmar que Moebius despliega un talento tan aplastante que ha abierto una brecha en la historia del cómic: Antes y después de Moebius, abriéndose camino entre formas expresivas y universos estéticos jamás hollados por el pincel humano. La autopista abierta por la apisonadora visual de Moebius ha sido frecuentada por múltiples autores, produciéndose continuos embotellamientos estilísticos que duran hasta la fecha.

Entre los autores fuertemente influidos por el estilo de Moebius pueden citarse al francés de origen serbio Enki Bilal, el italiano Milo Manara o a los españoles Rafa Negrete y Juanjo RyP.

Su influencia en el cine no se concreta sólo en sus trabajos realizados para este medio, sino que se manifiesta también de forma indirecta. Sus dibujos para la historieta corta "The Long Tomorrow", con guion de Dan O'Bannon, fueron una referencia visual clave para "Blade Runner" (1982), y las películas de Lucas posteriores a la saga de la Guerra de las galaxias también comparten muchas características visuales del trabajo de Giraud, en particular la pintura del planeta-ciudad Coruscant.

Premios

Listado de obras

Como dibujante

Como guionista

  • Cristal Moteur
  • Little Nemo
  • Icaro

Diseño cinematográfico

Animación

  • Les maîtres du temps
  • Little Nemo

Videojuegos

  • Panzer Dragoon
  • Seven Samurai 20XX

Edición en español

En España, sus primeras obras fantásticas, como Arzach, pudieron verse en la revista Totem desde 1977. Eurocómic y Norma Editorial han publicado posteriormente muchas de sus obras:

Como Jean Giraud:

  • Serie Blueberry
  • Jim Cutlass Mississippi River

Como Moebius:

Libros de arte (editados todos por Norma Editorial)

  • Starwatcher
  • Crónicas Metálicas
  • Venecia Celeste
  • Made in LA
  • Caos
  • Fusions

Estudio

Fuente del texto: Wikipedia

Sitio oficial de Jean Giraud: Moebius.fr

Adiós a Moebius, el dibujante de cómic más importante de las últimas décadas

Jean Giraud ( Moebius), el padre del Teniente Blueberry, del Incal, de Arzak y del Garaje hermético nos ha dejado a los 73 años. Su inquietud, valentía y afán por llevar el cómic a fronteras inexploradas le convierte, sin ninguna duda, en el dibujante más importante del cómic de las últimas décadas.

Su último trabajo publicado en España, Arzak el vigilante (Norma) había sido nominado esta misma semana al mejor cómic extranjero para la próxima edición del Salón del Cómic de Barcelona.

Como el protagonista de ese cómic, Moebius nos hizo volar más allá de cualquier frontera demostrando que el cómic es el medio perfecto para experimentar y descubrir nuevos mundos. Viendo sus espectaculares dibujos para ese personaje con el que se reencontraba tras 35 años, sólo podemos constatar que Moebius se hallaba en su mejor momento creativo.

Un genio y una excelente persona

A pesar de ser el referente del cómic europeo, Moebius era, ante todo, una gran persona, como pudimos comprobar en el Salón del cómic de Barcelona de hace un par de años cuando le entrevistamos el mismo día que cumplía 71 años , aunque por error escribiésemos 73 en la noticia, curiosamente la edad con la que ha fallecido.

Allí, en un estupendo castellano (aprendido durante sus muchos años en México), Moebius nos contó sus proyectos entre los que se encontraba la trilogía de Arzak, que nunca veremos acabada, y nuevos planes para Blueberry, el mejor cómic del oeste de la historia.

Y es que Moebius centró su carrera en dos mundos tan distintos como el western y el espacio, que juntó en numerosas ocasiones, como en Arzak. “El western es la frontera del mundo occidental y el espacio la del planeta tierra, son dos mundos similares", comentaba.

"De momento voy a dejar aparcado a Blueberry, pero tengo pensado un argumento para él que se ambienta en 1900 y el personaje ya tiene 58 años, pero conserva su fuerza". Una historia que ahora quedará inédita.

En busca de nuevos mundos

Tras dibujar la serie Frank et Jeremie para la revista Far West, Giraud trabajó desde 1961 como aprendiz de Jijé, uno de los grandes maestros del cómic, colaborando en un álbum de Jerry Spring.

Pero la fama le llegó como dibujante de El teniente Blueberry, que guionizaba Jean-Michel Charlier y cuya primera entrega se publicó en la revista Pilote en 1964.

A pesar del éxito, Giraud quería hacer cosas más personales y cuando comenzó a trabajar para la revista Hara-kiri adoptó el seudónimo Moebius, que tomó del astrónomo alemán. Y en 1974 formó el grupo de los Humanoides asociados con otros autores como Philippe Druillet, Dionnet y Farkas.

Juntos editarían la revista Métal Hurlant, un laboratorio de experimentación donde Jean Giraud publicaría en 1975 obras de fantasía y ciencia ficción tan influyentes como Arzach o The long tomorrow (con guión de Dan O´Bannon, que influyó en gran medida en la adaptación cinematográfica de Alien).

La revista se adaptó al cine con el título americano Heavy metal, (1981) con Arzak como uno de los protagonistas y el tiempo la ha convertido en una película de culto.

De esa época es también la innovadora El Garaje hermético (1976-1980) una de las obras más incomprensibles pero también geniales de la ciencia ficción. Una historia sin pies ni cabeza con la que dio rienda suelta a su imaginación sin límites.

Giraud también trabajó en la adaptación al cine de Dune, llevada a cabo por Jodorowsky y que nunca fue completada. El propio Jodorowski nos comentaba hace un mes que por fin se van a editar los casi cinco mil dibujos que Moebius realizó para dicha película.

Jean Giraud participó en los diseños de muchas otras películas, como Alien (1979), Tron (1982), Masters del universo (1986), Willow(1987) o Abyss (1989), George Lucas también usó uno de los diseños de Giraud para la Imperial Probe Droid en Star Wars Episodio V: El Imperio Contraataca.

El Incal

En 1980, inició con la saga de El Incal su fructífera colaboración con el guionista Alejandro Jodorowsky, que daría lugar a la saga espacial más importante del cómic europeo e iría ampliándose con la saga de Los Metabarones.

En los últimos años, Jean Giraud había potenciado su trabajo como guionista, encargándose de la serie Blueberry tras el fallecimiento de Jean-Michel Charlier, donde adaptó, en una trilogía el mítico duelo en Ok Corral. También escribió Cristal Moteur para Marc Bati, un remake de Little Nemo para Bruno Marchand e Icaro con dibujos de Jiro Taniguchi.

Participó como diseñador en El quinto elemento (1997) y colaboró en videojuegos tan importantes como Panzer Dragoon(1995) y Seven Samurai 20XX (2004), diseñando a todos los personajes.

Inside Moebius

El afán de experimentación que le ha guiado toda su vida le llevó a probar las drogas. Su madre se casó con un mejicano cuando Moebius tenía 16 años y se fueron a México donde descubrió el sexo y las drogas. sobre todo la marihuana, algo que nunca ocultó.

Con 65 años decidió dejarla, algo que reflejó en su obra más personal, Inside Moebius (Norma Editorial) en la que volvió a reinventarse a sí mismo, a los casi 70 años.

La estructura de este cómic es autobiográfica, como un diario personal, pero con el estilo inimitable de Moebius, de forma que reflexiona sobre el pánico del creador ante la hoja en blanco, sobre la complicada labor de guionizar Blueberry y, al mismo tiempo, enfrentarse a sus personajes de ciencia ficción como Arzak.

Giraud aseguraba que empezó a escribir esta historia a raíz de abandonar la marihuana, y en sus páginas han quedado plasmadas las angustias, vivencias y pensamientos de uno de los mayores genios del cómic de todos los tiempos. Sin duda la obra que nos permite conocerlo mejor.

El cómic despide a uno de sus grandes innovadores, un dibujante genial pero sobre todo, un creador de mundos con una imaginación desbordante y un tipo estupendo.

Escrito por Jesús Jiménez

Moebius: "Mi mente es un caos"

ENTREVISTA PUBLICADA EN EL PERIÓDICO EL 8 DE NOVIEMBRE DEL 2009

Con 70 años, el autor dibuja a sí mismo en pugna con sus personajes en la primera entrega de 'Inside Moebius' (Norma)

--Este libro se le ocurrió a usted o a su psicólogo?

--Ja, ja, ja. A mí, a mí. Un día decidí que ya era hora de dejar de fumar marihuana. No es que fuera un adicto, porque no me costó dejarla, pero la consumía para trabajar y ya tengo una edad. Sin los efectos de la hierba, empecé a dibujar un diario íntimo de forma automática, sin pensar, sin hacer bocetos revios. Cuando llevaba un par de páginas me dibujé a mí mismo y luego aparecieron mis personajes: el Teniente Blueberry, el Metabarón, el extraterrestre Arzak...

--Cuando era joven se creía un profeta, incluso pasó tiempo en una secta; luego vendió millones de cómics y le llamaban el Papa de la historieta, y en este libro el personaje de Moebius es nada menos que Dios. Ya no se puede subir más alto.

--No, después de Dios no hay nada. Ja, ja, ja. Mi personaje en Inside Moebius incluso puede volar. El roblema es que, cuanto más arriba sube, más dura es la caída.

--Y usted se siente muy arriba?

--Solo cuando hablo con un periodista. No quiero ni contarle cómo me siento cuando me levanto por la mañana.

--Se dibuja a sí mismo con 70 años y también cuando era joven.

--Y cuando tenía 8 años! ¿Ve esta viñeta en la que unos niños juegan con canicas en la calle? ¡Ese soy yo! Verme a mí mismo desde fuera ha sido una experiencia muy profunda y emocionalmente perturbadora.

--La acción transcurre, como en muchos otros álbumes suyos, en el desierto. ¿Aún le influye aquella iniciación juvenil a las drogas en el desierto de México?

--Allí experimenté por primera vez con el inconsciente y eso sigue alimentando mi obra, sí. Pero más allá de eso, el desierto se ha convertido en el hilo conductor de mi trabajo. Mi mente es un caos y el desierto es lo único que pone orden en ese caos.

--Uno de los personajes del libro dice: «El atentado de las torres gemelas supera cualquier historia de ciencia ficción».

--Y es verdad. En el sentido de que estamos hablando de miles de muertos, de seres humanos de verdad. Del 11-S no se puede hacer una abstracción, por eso hice aparecer a Bin Laden en el desierto, donde sostiene un debate con el Metabarón y Arzak.

--Este es uno de los fragmentos más divertidos del cómic.

--El humor nos sirve para distanciarnos de una realidad que, de otra forma, sería insoportable.

--La idea de castigar a Bin Laden a tener cuerpo de mujer de por vida es genial. Para él, es el peor castigo.

--Por eso va siempre tapado de pies a cabeza, como si llevara un burka. Pero ponerse en el lugar del otro puede ser su única salvación, y la nuestra.

--De niño empezó a dibujar compulsivamente para combatir la soledad. ¿Ya no puede dejar de hacerlo?

--Solo lo dejaré cuando me muera.

--Volverá con otra historieta de Blueberry? En el libro, el teniente hasta le apunta con un revólver para que le escriba un guión.

--Él es quizá mi preferido. Quizá vuelva con él. Ganas no me faltan.

Escrito por Gemma Tramullas

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers