Hajime Sorayama

el . Publicado en Plástica

0
0
0
s2sdefault

En 1947 nacía Hajime Sorayama en la isla japonesa de Shikoku. Pocos podían imaginarse que aquel chiquillo aficionado al dibujo se convertiría años después en uno de los ilustradores más aclamados del planeta. A los 20 años fue admitido en la Escuela de Arte Chou de Tokio. Después de dos años aprendiendo las bases técnicas de la ilustración, comenzó a trabajar en una agencia de publicidad. Pero las inquietudes del nipón le llevaron a buscar algo más que ceras de colores, y en 1973 inició su aventura en solitario.

En 1978, la creatividad de Sorayama dio sus primeros frutos en forma de sugerentes androides femeninas, los llamados sexyrobots.

Además de un extenso catálogo de explosivas “chicas calendario” (pin ups), otra de sus creaciones originales son las llamadas gynoids, un término que define a un ciborg con atributos masculinos que en manos de Sorayama se convierte en una fusión perfecta de mecánica y fisonomía femenina.

Su estilo podría englobarse dentro de un hiperrealismo brutal, con un cuidado extremo por los detalles; Sorayama disfruta confundiendo al espectador con dibujos indistinguibles de la realidad. La originalidad conceptual sumada a su visión de un mundo futurista dan como resultado un arte que va más allá del simple erotismo.

Pero la obra de Sorayama no se limita a las imágenes. Dentro de sus trabajos puedes encontrar cd rooms, y colaboraciones cinematográficas, como la creación de guerreros mecánicos para la película de ciencia ficción “Space Truckers” (Camiones Del Espacio) o el diseño de la asesina de “Spawn”.

Hajime Sorayama es quizás uno de los ilustradores japoneses más publicados en todo el mundo en la década de los 80, y su estética y visión futurista sigue estando tan de moda que todavía muchos publicistas utilizan su visión en sus campañas. Cualquiera que haya leído un ejemplar de “Metal Hurland”, un “Cimoc”, un “1984″, “Totem”, o cualquier revista de comics de la época lo habrá visto alguna vez.

Nacido en 1947, estudió en una de las escuelas arte más famosas de Tokio, y tras algunos años trabajando de publicista decidió aventurarse en solitario vendiendo sus ilustraciones a partir de 1973, aunque el éxito no le sobrevendría hasta 1979 con sus hipersexis robots femeninas. s a partir de 1973, aunque el éxito no le sobrevendría hasta 1979 con sus hipersexis robots femeninas . Estamos hablando de los famosos robots que tanto se pusieron de moda en su momento. Desde Marilin Monroe hasta el discóbolo fueron interpretados en su versión cibernética, y los posters de este hombre se vendían como churros. Y es que el hiperrealismo del que hace gala este tipo es solo comparable al de Luis Royo, aunque sea este último un poco mas tardío y menos sutil que el japonés.

Actualmente diseña portadas para discos, colabora en películas y mantiene su faceta puramente creadora en la exploración de las formas femeninas, y se lo agradecemos, pero en nuestra memoria quedaran esas pin-ups de metal refulgentes con formas curvadas que nos dejaban con la boca abierta ante los kioscos y secciones de posters en cualquier momento y lugar del mundo, dejandonos incapaces de entender como podía ser tan erótico un trozo de metal dibujado.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers