Guerra en el Pacífico - 2

el . Publicado en II Guerra Mundial

0
0
0
s2sdefault

Los Estados Unidos habían liberado casi todas las islas del pacífico y estaban decididos a entrar en Japón, pero los cazas americanos no podían volar desde las Islas Marianas hacia Tokio al no tener más de 3.000 kilómetros de autonomía. En la Isla de Iwo Jima los japoneses poseían radares que podían detectar el vuelo de los Cazas estadounidenses. El 9 de octubre de 1944, el mando de Estados Unidos acordó tomar medidas para invadir Iwo Jima, así se conseguiría eliminar los radares y se contaría con un aeropuerto para utilizarse como escala para cargar combustible y para aterrizajes de emergencia.

La flota nipona había sido destruida en la Batalla del Golfo de Leyte por lo que Japón no podía oponer resistencia por mar y la rendición era inminente. No obstante Japón quería llegar a un acuerdo de paz cediendo territorios, pero sin alterar la divinidad del emperador. Sin embargo, el objetivo final de los Estados Unidos era lograr la rendición incondicional de su oponente.

Antes de que se produjera la invasión, la isla estuvo sometida a bombardeos por mar y aire durante tres meses. A pesar de este ataque, aún había algunos japoneses firmemente atrincherados en fortificaciones subterráneas, excavadas en el blando suelo volcánico.

La batalla de Iwo Jima tuvo lugar entre el 19 de febrero y el 26 de marzo de 1945. Más de 6.766 soldados de infantería de Marina de Estados Unidos murieron con el fin de arrebatar la isla a los japoneses; a su vez 18.000 japoneses murieron defendiendo la isla.

Los Aliados continuaron su avance hasta la Isla de Okinawa, la mayor de las islas Ryukyu (al sur de las cuatro grandes islas de Japón). Los japoneses no podían ofrecer resistencia a la avanzada aliada y realizaron un ataque suicida contra la flota americana llamado Operación Ten-Go-. El acorazado japonés Yamato, el mayor del mundo, junto con otras nueve naves de guerra japonesas, embarcaron desde Japón para realizar un ataque suicida contra las Fuerzas Aliadas que estaban luchando en la batalla de Okinawa. Las fuerzas japonesas fueron interceptadas y destruidas casi en su totalidad por la supremacía aérea estadounidense desde sus portaaviones. El Yamato y otros cinco barcos japoneses fueron hundidos.

La batalla, acontecida en la etapa culminante de la guerra, puso en evidencia la resolución de las autoridades japonesas de llevar al extremo los ataques kamikazes para detener el avance aliado hacia el archipiélago japonés llegando al sacrificio de una armada sin protección frente a los ataques aéreos masivos.

Okinawa fue declarado segura por las fuerzas aliadas el 21 de junio de 1945,2 después de una aguerrida batalla.

El bombardeo atómico

El 10 de marzo de 1945 los aliados bombardearon Tokio pero Japón no tenía intención de rendirse, y, algunos dicen, que ya tenía preparado el contrarresto de la invasión estadounidense, hasta con civiles armados (incluso armas primitivas como herramientas agricolas). El alto mando de Estados Unidos calculó que la invasión costaría cientos de miles de bajas, una cifra inaceptable para un país democrático; por lo que la invasión se seguió posponiendo. Pero en el corazón de Norteamérica se estaba gestando un arma que cambiaría las reglas de la guerra para siempre: la Bomba atómica. que se terminó a tiempo para ser lanzada sobre Hiroshima el 6 de agosto de 1945 causando la muerte de 120.000 personas. A pesar de este colosal ataque y un ultimatum, Japón no dio una respuesta, así que se lanzó otra sobre Nagasaki, tres días después, matando a 50.000 personas. El 14 de agosto de 1945, creyendo que habría una lluvia de bombas nucleares sobre todas sus poblaciones civiles, los Japoneses aceptaron una rendición incondicional.

Hay dos posturas sobre los Bombardeos en Hiroshima y Nagasaki. Algunos argumentan que Japón había estado tratando de rendirse desde hacía dos meses, pero Harry Truman se negaba, insistiendo en que sólo aceptaría una rendición absolutamente incondicional (algo que no pudo conseguir), pero de todos modos la prensa mundial presenciaba el momento en que Truman pedía la rendición, luego de ese momento pasaron 11 días de la detonación de la primera bomba sin recibir una rendición por parte nipona, inmediatamente después de la primera bomba tampoco se manifestó una rendición, por lo cual 48 horas después se detonó la 2ª bomba.

La versión oficial dice que este bombardeo ahorró muertes, ya que una invasión habría costado a EE.UU. un millón de soldados estadounidenses, y muchos más japoneses. Además EE.UU. se justifica al hacer este bombardeo sin antes pedir una rendición por parte nipona, vengándose así de Japón, por haber atacado sin aviso Pearl Harbor y producirles cuantiosas bajas. Se dice también que los japoneses no se hubieran rendido nunca. Y que probablemente habrían muerto millones de civiles si EE.UU. hubiese tenido que invadir Japón por medios convencionales.

Japón se rindió después de los bombardeos atómicos el 14 de agosto de 1945 aceptando la rendición incondicional que anhelaban los Estados Unidos.

Fuente del texto: Wikipedia

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers